Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Crida anuncia "acciones directas" contra los almacenes que no se catalanicen

Ángel Colom, en nombre del secretariado de la Crida a la Solidaritat, anunció ayer "acciones directas", contra los principales almacenes de la ciudad y otros grandes establecimientos comerciales con sede en Barcelona si no se catalanizan en un corto plazo de tiempo.En concreto, además de citar a dichos almacenes, mencionó el nombre de las hamburgueserías más conocidas y locales públicos como el aeropuerto y las distintas instalaciones de Renfe. Su propósito es forzar la consecución de un 50% en la catalanización de todos los rótulos y de los mensajes de megafonía.

La naturaleza de estas "acciones directas" no fue especificada por los portavoces de la Crida, aunque en un momento de la reunión que mantuvieron con varios periodistas señalaron que "la iniciativa popular no tiene límites".

Esta campaña de catalanización está encuadrada dentro de la denominada Operación Barcelona que inició hace algún tiempo la Crida para "ayudar a la normalización lingüística de Cataluña". Simpatizantes de este movimiento se encadenaron hace unos meses ante los almacenes más céntricos de la ciudad reclamando la catalanización de sus rótulos. El plazo de tiempo dado a estos establecimientos y locales para la operación finalizará, según la Crida, el próximo día 2 de octubre.

Representantes de este movimiento explicación ayer el sistema empleado para conseguir sus fines. En primer lugar mantienen entrevistas con los directivos de las empresas, a los que comunican los plazos que conceden para que pongan en práctica lo solicitado para sus establecimientos. Luego inician una etapa de inspecciones mensuales para ver si se producen las modificaciones requeridas. Algunas de estas visitas las realizan con previo aviso a la dirección mientras otras las hacen anónimamente.

Ángel Colom citó como objetivo de especial interés para la Crida la catalanización de los aeropuertos catalanes, donde actualmente toda la rotulación está redactada en castellano y el anuncio de los vuelos se efectúa, con escasas excepciones, únicamente en esta lengua.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de septiembre de 1984