Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descubiertos en Murcia 400 enterramientos en la necrópolis islámica más importante de España

El cementerio, enclavado en un solar del centro urbano, data de los siglos XI y XII

La necrópolis islámica más importante descubierta hasta el momento en España se encuentra en un solar del centro de Murcia donde, desde que comenzaron las excavaciones arqueológicas, hace dos años, han aparecido ya cerca de 400 enterramientos, y aún deben quedar por descubrir otros tantos, según las hipótesis de Julio Navarro Palazón, director del Centro Municipal de Arqueología, organismo que patrocina la excavación.

El cementerio islámico, que data de los siglos XI al XII, se encuentra en el centro del casco urbano, en un solar de pequeñas dimensiones -de unos 20 por 40 metros cuadrados- rodeado por edificios, y al que se puede acceder únicamente por un callejón estrecho que configuran las construcciones colindantes al mismo. "Habíamos observado", indica Julio Navarro, "que en ese solar, a ras de tierra, aparecían restos de cerámica y osamentas humanas, lo que nos indujo a iniciar los trabajos".Las tumbas que a pocos metros de la superficie comenzaron a descubrirse desconcertaron a los arqueólogos. "Nos dimos cuenta de que se trataba de una necrópolis, pero su ubicación, en el interior de la muralla que cercaba a la Murcia árabe era algo completamente atípico", añade Julio Navarro.

"Conforme fuimos avanzando en las excavaciones apreciamos que ese cementerio había quedado intra muros, al extenderse Medina Mursiya -nombre árabe de la ciudad de Murcia- y construir la muralla que conocemos hoy y que data, al parecer, del siglo XII. De todas formas, esta necrópolis no hace suponer que tuvo que existir otra muralla anterior", dice Navarro Palazón.

Ninguna inscripción

El recinto del cementerio islámico aparece rodeado por un muro que, a juicio de Navarro Palazón, se debió levantar cuando la ciudad comenzó a absorber a la necrópolis, ya que la mayoría de las tumbas han aparecido en niveles inferiores al de la cimentación del muro.En torno al mismo hay un colector de aguas residuales, canalizado por medio de tuberías de cerámica, que Julio Navarro cree que podrían pertenecer a unos baños árabes que estarían debajo de uno de los edificios que limitan con el solar.

En la necrópolis, la más importante descubierta hasta el momento en España de la época islámica, han aparecido hasta el momento cerca de 400 enterramientos superpuestos. "Las avenidas del río Segura debían alcanzar al cementerio, depositando tierra sobre las tumbas, lo que posibilitaba el realizar nuevos enterramientos", explica Julio Navarro, "aunque destruían en parte los antiguos.

Quizá por eso no hemos encontrado hasta el momento ninguna inscripción que nos permita datar con exactitud la antigüedad del yacimiento".

Dos tumbas de sección piramidal

Los enterramientos fueron realizados directamente en la tierra, si bien los descubiertos en el primer nivel, de los cuatro excavados, estaban indicados con varias piedras en la cabecera.Sólo han aparecido dos tumbas, de planta rectangular y sección piramidal escalonada construidas con sillares de piedra y de las que se da la circunstancia de que son las únicas descubiertas hasta ahora en España. "Aunque existe muy poca documentación sobre este tipo de monumentos funerarios, sabemos que eran los más lujosos por lo que debieron contener los restos de dos personas importantes, pero desconocemos su identidad, ya que no han aparecido las lápidas con la que remataban este tipo de tumbas", añade Navarro Palazón.

En ninguno de los enterramientos se han hallado restos de ajuar; únicamente en tres casos han aparecido pendientes de cobre que debían llevar puestos los difuntos en el momento de fallecer y de los que no les despojaron sus deudos.

Todos los esqueletos que han ido apareciendo, tanto aquellos descubiertos en el nivel superior, que datan del siglo XIII, como los excavados estos días, que deben ser los restos de los habitantes de Medina Mursiya en el siglo XI, aparecen echados sobre el costado derecho, colocados de tal forma que están mirando todos ellos en dirección a La Meca, la ciudad santa de los árabes.

Aunque los trabajos arqueológicos no han terminado y se calcula que aún quedan por desenterrar otras 400 tumbas, según la estimaciones hechas, "hasta el momento sólo hemos excavado la mitad del solar", indica Julio Navarro.

Los estudios antropológicos que van a realizar los integrantes de la Sección de Antropología de la Universidad Autónoma de Madrid, que dirige Cristina Bernis, terminarán de desvelar toda la información que durante siglos ha estado guardando celosamente esta necrópolis islámica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de agosto de 1984