Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallados en Caspe dos poblados de finales de la edad de Bronce

Un equipo de arqueólogos aragoneses -licenciados y, estudiantes de la Universidad de Zaragoza- ha descubierto en Caspe (Zaragoza) dos poblados de la época final del Bronce (del siglo IX al V antes de Cristo), cuyo hallazgo permitirá estudiar la etapa de transición entre la edad del Bronce y la del Hierro en el valle del Ebro. Las excavaciones, realizadas en el yacimiento denominado Palermo III-IV del 1 al 15 de agosto, forman parte del programa que realiza durante este verano el Gobierno aragonés y han contado con la colaboración del Ayuntamiento de Caspe y el Grupo Cultural Caspolino.

Los dos poblados están superpuestos, y en los mismos se han hallado "numerosos y valiosos utensilios domésticos en bronce y cerámica. El más antiguo de los asentamientos está fechado entre los siglos IX y VIII antes de Cristo, según el director de las excavaciones, el arqueólogo Andrés Alvarez, y en el mismo han aparecido varias casas de unos 40 metros cuadrados de superficie. Las viviendas cuentan con dos estancias, con zócalo de piedra y alzado de adobe rematado en techumbre vegetal; el pavimento es de arcilla apisonada. En las cocinas han aparecido la estructura completa de los hogares, bancos con losas planas de piedra y braseros de arcilla con asas inferiores.

Entre los materiales hallados -algunos recipientes prácticamente intactos, y otros de fácil restauración- se encuentran fíbulas, brazaletes, broches de cinturón, un pequeño cuenco de bronce y varias cerámicas con decoráción acanalada, inciisa y escisa, de gran calidad técnica.

Un segundo poblado

El segundo poblado, más pequeño que el anterior, se fecha en el año 700 antes de Cristo, y en el mismo se han localizado dos niveles de ocupación: la última se fija alrededor del año 450 antes de Cristo. Han aparecido varios indicios de las preocupaciones defensivas de los moradores del poblado: un muro de 120 centímetros en un costado, y en el otro, una baliza. Este segundo poblado contiene escasos restos de objetos de cerámica.Los trabajos de investigación continúan, y 20 muestras se analizarán en un laboratorio para someterlas a las pruebas del polen y del carbono 14. Asimismo, conjuntamente con un geólogo se estudia el problema de abastecimiento de agua al núcleo de población, se barajan dos teorías: pudo existir una laguna o que el río Regallo tuviera un curso diferente al actual, según ha declarado Andrés Álvarez.

Dada la importancia de este yacimiento, se va a solicitar ayuda al Gobierno aragonés para proteger y cubrir el hallazgo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de agosto de 1984