Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Laín afirma ante el Congreso Internacional de Editores que el libro "no está amenazado"

La mejor fórmula que tiene el hombre para reflejar su experiencia es el libro, mientras que las nuevas tecnologías, reducidas a imagen y sonido, tienen la misión de facilitar instantáneamente aquello que queremos saber, dijo el director de la Real Academia Española de la Lengua, Pedro Laín, durante su intervención en el 22º Congreso de la Unión Internacional de Editores. Laín cree que las nuevas tecnologías no suponen una amenaza para el libro.

El congreso de editores se celebra desde el pasado domingo en México, con asistencia de un millar de representantes de 3.500 editoriales."Yo vivo en la afluencia del tiempo haciendo presente lo que ese tiempo me trae", dijo Pedro Laín en su discurso. "Yo quiero vivir con lo que esto ha dejado en mi vida, y esto me lo traen, me lo procuran, me lo regalan los libros". Por todo ello, el académico añadió que no cree que las nuevas tecnologías supongan una amenaza para el libro, ya que aquéllas proponen el empleo del ordenador como fórmula cotidiana para la lectura. "El libro dará la respuesta adecuada que le propone la historia", añadió.

Las tesis de Laín Entralgo ofrecían a los congresistas un as pecto diferente de las vertidas por el japonés Akio Morita, pre sidente de la empresa Sony, para quien las nuevas tecnologías revolucionarán el mundo del libro, "aunque", reconoció, "los ordenadores no terminarán con el placer de leer una obra literaria en forma de libro".

En otro momento, Laín Entralgo afirmó que si tuviera que reducir a la más breve fórmula el significado del libro las tres palabras que elegiría serían mundo, compañía y libertad. Laín cree que el libro ejerce una especie de invención del mundo cuando, con intención didáctica o artística, nos trae algo de la realidad múltiple e inagotable que es el universo. "Proporciona compañía cuando la persona del autor aparece en la letra el libro, y aporta libertad cuando el libro nos pone en el trance de aceptar o no las tesis que en él se nos ofrecen".

Novedades del idioma

Respecto al idioma castellano, el director de la Academia afirmó que "debemos estar abiertos a todo lo que sea novedad ¡diomática, pero que reúna tres condiciones fundamentales: extensión de uso, duración en el tiempo de empleo y autoridad literaria" (que se utilice por escritores, dramaturgos y el pueblo).Acto seguido advirtió que "en algunas ciudades españolas e hispanoamericanas surgen modas de lenguajes, pero de ellas suele quedar muy poco. Sólo algunas palabras que en determinados momentos toma en cuenta la Academia. En todo caso", prosiguió, "los idiomas no los hacen las academias, sino el pueblo. El lenguaje se empobrece si lo ponemos al servicio de intereses pragmáticos, que en ocasiones también lo han enriquecido, sobre todo con la incorporación de términos técnicos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de marzo de 1984