Ingresa en el depósito de detenidos de Sitges otro presunto implicado en el fraude de la carne

Martín Mascaró, hijo menor de Domingo Mascaró, presuntamente relacionado con una partida de 140 toneladas de carne ilegal intervenida el pasado lunes, ingresó ayer en el depósito municipal de detenidos de Sitges, tras haber pasado a disposición del juez de primera instancia de Vilanova i la Geltrú. La carne incautada, que estaba en buenas condiciones, según unos primeros análisis del Departamento de Sanidad de la Generalitat, será probablemente subastada o regalada, a falta de compradores.La carne llegó el pasado mes de septiembre a Vilanova i la Geltrú, han manifestado a este diario personas cercanas a Domingo Mascaró. "Al no mediar documentación, el empresario no quiso hacerse cargo de la mercancía, por lo que las relaciones entre el suministrador y Mascaró se hicieron difíciles", según las citadas fuentes, "ya que, además, la partida no ha sido abonada al suministrador.

La desaparición de Domingo Mascaró horas antes de que, el lunes por la noche, el juzgado de Vilanova i la Geltrú dictara la orden de su detención, es interpretada por la defensa del presunto implicado como "una actuación de la mafia de la carne". Su abogado afirma que Domingo Mascaró, preso de una crisis nerviosa, tras recibir amenazas contra su persona y su familia si delataba a otros implicados, marchó de su casa tomando, sin ningún objetivo, un tren hacia Madrid.

El jueves por la mañana se presentó en el domicilio de su abogado en Barcelona. "Llegó muy excitado, llorando y diciéndome: 'soy un imbécil'", ha explicado el letrado, que con su propio coche acompañó al empresario al juzgado de primera instancia de Vilanova.

No facilitó nombres

A pesar del ofrecimiento de protección policial, Domingo Mascaró no ha facilitado en su declaración nombres de presuntos implicados y de quién le suministró la mercancía, afirmando que desconocía la procedencia ilegal de ésta y que simplemente la guardaba mientras esperaba el permiso para su comercialización.Su hijo mayor, Jordi, prestó declaración judicial el jueves. Ayer lo hizo el menor, Martín Mascaró. Ambos, que habían sido detenidos el pasado lunes por la Guardia Civil, han repetido que ignoraban que la carne fuera de contrabando. Los dos se encuentran ahora, junto con su padre, en el depósito municipal de detenidos de Sitges.

Mascaró SA es una sociedad anónima en que los accionistas son los tres detenidos. Los trabajadores de la empresa se han negado rotundamente a hacer declaraciones. Interrogados por la Guardia Civil, han afirmado desconocer por completo el tema. Al parecer, los empleados temer. por el futuro de sus puestos de trabajo, sobre todo a raíz de las investigaciones que se están efectuando.

Todo parece indicar que el destino de la partida ilegal intervenida era Palma de Mallorca. Domingo Mascaró declaró que servía a casi un millar de clientes en toda España. El juzgado está investigando si la práctica de sustituir los embalajes rotos originales por otros, aunque tengan marcas diferentes, es, usual entre los distribuidores, tal como afirma Domingo Mascaró.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS