Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Shultz se reúne en Brasil con los embajadores de EE UU en Latinoamérica

El secretario de Estado norteamericano, George Shultz, que finalizó ayer una visita de tres días a Brasil, revisó el pasado sábado, en una reunión con 10 embajadores norteamericanos en América Latina, la política de Estados Unidos en el continente.En una reunión de más de seis horas, Shultz analizó con los embajadores norteamericanos, según fuentes seguras, el apoyo de numerosos países latinoamericanos a los esfuerzos de paz en Centroamérica del grupo de Contadora, la vuelta de Argentina a la democracia y los movimientos de protesta contra los regímenes militares de Uruguay y Chile. Discutieron también sobre las diferencias entre Chile y Argentina en relación con el canal de Beagle, el conflicto fronterizo entre Perú y Ecuador y la situación en el Atlántico Sur tras el enfrentamiento en las islas Malvinas.

El secretario de Estado trajo a Brasil una carpeta con varios temas de negociación, que ha presentado al presidente brasileño, general Joáo Figueiredo.

Los dos políticos trataron sobre un ambicioso proyecto: la fabricación conjunta de armas que serían vendidas bajo el sello de fabricado en Brasil. La presencia brasileña en el mercado mundial de armas creció de manera considerable a partir de 1979, y hoy día es un comercio que tiene peso suficiente como para atraer a los norteamericanos. Brasil logró conquistar mercados normalmente hostiles a Estados Unidos.

Además, Shultz negoció en Brasil sobre la concesión de créditos a este país y la cooperación en el campo espacial, principalmente en lo relacionado con los satélites.

Hay enormes divergencias entre Brasilia y Washington, agravadas en las últimas semanas. La perspectiva de serias y duras restricciones a las exportaciones brasileñas al mercado norteamericano -principalmente en el campo de la siderurgia- creó una serie de tensiones entre los dos Gobiernos. Para pagar lo que debe, Brasil necesita exportar más, pero en las últimas semanas los norteamericanos decidieron imponer cotas a la participación brasileña en el mercado de Estados Unidos, y esas cotas están muy por debajo de lo que Brasil exporta.

Desde Brasil, George Shultz continuará viaje a la isla de Granada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de febrero de 1984