Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los militares involucionistas argentinos consideran una traición el acuerdo sobre Beagle

Veinticuatro horas antes de la firma en el Vaticano del compromiso de paz por el canal del Beagle entre Argentina y Chile, el canciller Dante Caputo dirigió un mensaje radiotelevisado a sus conciudadanos. Afirmó que Argentina sólo tenía tres opciones: la firma de este compromiso; la congelación de las negociaciones, que a largo plazo lesionarían los intereses argentinos, y una solución militar, a la que el Gobierno radical renuncia expresa, firme y tajantemente. La población ha recibido con tranquilidad este acuerdo, que sólo provoca repulsa en los medios más caracterizados de la reacción militar.El pueblo argentino, perdido en sus propios y graves problemas jurídicos y morales, ha acogido el compromiso con apacibilidad. La vieja inquina territorial argentino- chilena, alimentada por el militarismo de las dos vertientes de la cordillera, ha perdido fuerza ante los dramas internos que vive cada pueblo. No obstante, el general retirado Luciano Benjamín Menéndez (tío del general que rindió las Malvinas) afirmó recientemente que las tres islas australes en litigio debían haber sido ocupadas por la fuerza. "Como las Malvinas", se le replicó.

Para el almirante retirado Isaac Rojas, ex vicepresidente provisional de la nación, el acuerdo vaticano es una traición a la patria, y es obvio que en los cuarteles la proximidad de una paz con Chile mediante renuncia a la soberanía de las tres islitas del Beagle no será bien recibida. La bestia parda del patrioterismo argentino no es el Reino Unido (al que admiran), sino Chile (al que desprecian), y los juegos de la guerra mejor elaborados por el ejército de tierra y la aviación siempre estuvieron destinados a partir a Chile en dos a la altura de Santiago, forzando los pasos de la cordillera con un coste argentino estimado en 50.000 bajas.

La clase política, los intelectuales, los estudiosos del problema, han recibido gratamente la noticia del compromiso de paz. Saben bien que las tres islas en litigio nunca fueron argentinas y que en toda esta teoría de despropósitos heredados de la inexacta delimitación colonial española hay que poner una pizca de sentido común.

En tres meses, según fuentes radicales, Chile y Argentina firmarán un tratado de delimitación aceptable para ambas partes y favorecido por la tecnología espacial, que estima que la plataforma continental de las tres islas carece de petróleo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de enero de 1984

Más información

  • Semiindiferencia popular al compromiso con Chile