Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ni caro ni barato

Los records en las subastas seguirán produciéndose y sorprendiendo a las propias empresas. Sotheby's calculaba que en la subasta de ayer podía alcanzar por los Evangelios unos quinientos millones de pesetas, y triplicó lo esperado. El responsable de Sotheby's en Madrid, Edmund Peel, señalaba que la venta de ayer certifica la tendencia cada vez más clara en el mercado del arte a adjudicar precios abstractos a obras que luego se adquieren por cifras absolutamente distintas e inesperadas. Considera Peel que el precio de estas piezas únicas ni es caro ni es barato; lo que ocurre es que aparecen en el mercado con carácter único y ya luego no surgen más. Cada día hay menos piezas únicas.En las principales casas de subastas del mundo -Sotheby's y Christie's- los récords de ventas se están dando continuamente, desde hace diez años. En 1970 se vendía el cuadro Juan de Pareja, de Velázquez, por la cifra de 385 millones de pesetas, al Metropolitan Museum de Nueva York. Hasta diez años más tarde esta cifra no iba a ser superada en ninguna subasta de cuadros. El 29 de mayo de 1980, Julieta y su niñera, del artista inglés Joseph W. Turner superaba el récord anterior al ser adjudicado por 454 millones de pesetas.

En las subastas de óleos ya hay muchas firmas que han superado la cifra de los 100 millones. Así, Saltimbanqui sentado con las manos cruzadas, de Pablo Picasso era adquirido por 210 millones de pesetas por el Museo de Arte Bridgestone, de Tokio (Japón) o un Autorretrato de Pablo Picasso era adquirido, por un comprador anónimo, por 482 millones de pesetas.

Pero la firma de Picasso seguiría engrosando la lista de récords. Por Las bañistas pagaría hace dos años 250 millones de pesetas la Kuristhalle de Colonia a María Picasso y por Mujer desnuda peinándose se pagó el año pasado 440 millones de pesetas. En ese caso la obra fue vendida por el Museo de Arte Simon Norton de Pasadena (California) al Museo de Arte Kimbell, de Fort Worth (Texas).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de diciembre de 1983