Detenido un alto cargo ecuatoguineano, de la etnia bubi, por conceder pasaporte a dos norcoreanos

La concesión de pasaportes diplomáticos guineanos a dos ciudadanos de Corea del Norte ha provocado el cese y arresto domiciliario del secretario de Estado de Asuntos Exteriores de Guinea Ecuatorial, Apolinar Moiche, según afirmó ayer en Madrid el embajador de este país en España, Luis Obiang Mengue, quien negó rotundamente que esta detención estuviera relacionada con un compló para derrocar el régimen de Teodoro Obiang.

Más información

Apolinar Moiche, cuya detención se produjo, al parecer, hace más de una semana, pertenece a la etnia bubi, mayoritaria en la isla de Bioko (antes Fernando Póo), según informaron fuentes diplomáticas en Madrid.Representantes de esta raza han denunciado en repetidas ocasiones desde el exilio que los bubi son discriminados y reprimidos violentamente por parte del régimen de Malabo, dominado por el denominado clan de Mongomo, perteneciente al pueblo fang. El representante guineano no mencionó, sin embargo, el origen étnico del alto funcionario arrestado y explicó que los dos norcoreanos, provistos de sus, pasaportes diplomáticos ecuatoguineanos, solicitaron un visado en la embajada en Malabo de un tercer país, cuya identidad se negó a desvelar, aunque se trata de un "país amigo" de Guinea. Según Obiang Mengue, la embajada en cuestión se extrañó ante la duplicidad de credenciales de los solicitantes y avisó al Gobierno de Guinea Ecuatorial. Los norcoreanos querían, al parecer, viajar a Marruecos en compañía del presidente Obiang, según informó la agencia Efe desde Malabo.

Relaciones 'normales'

Las relaciones entre Corea del Norte y Guinea Ecuatorial son normales en el marca del movimiento de países no alineados. Corea del Norte tiene representación diplomática en Guinea, pero no a la inversa, según el embajador, quien afirmó que "hacía tiempo" que los norcoreános solicitaban pasaportes diplomáticos al secretario de Estado destituido, quien aprovechó la ausencia del ministro de Asuntos Exteriores para expedirlos. Obiang Mengue dijo no saber dónde están actualmente los norcoreanos ni para qué querían los pasaportes diplomáticos. Este tipo de credencial da a quien lo posee "la facilidad de hacer todo lo que le dé la gana", subrayó el embajador.

Situado frente a un retrato del presidente Teodoro Obiang y un mapa de Guinea Ecuatorial cuando era colonia española, el representante de Malabo, que lleva unos dos meses en Madrid, dijo que su Gobierno goza de, estabilidad política", y subrayó que no tenía "ni puta idea" (sic) sobre las especulaciones de golpe de Estado.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores español, Fernando Morán, afirmó ayer que Guinea pertenece a la categoría de países con "estructuras inestables", según informó Efe.

Obiang Mengue afirmó que no han habido otras detenciones relacionadas con el asunto de los pasaportes. No obstante, fuentes diplomáticas en Malabo afirmaron que otros dos funcionarios, con categoría de administrativos de grado medio, pertenecientes al departamento de Moiche podrían estar detenidos en relación con el suceso. Las fuentes subrayaron no tener constancia de la relación entre las detenciones y un supuesto golpe de Estado, sobre el cual hay especulaciones periódicas y frecuentes en la capital guineana, señalaron.

El embajador guineano admitió, sin embargo, la detención en su país de dos funcionarios de Sanidad en relación con un asunto de contrabando y corrupción. Según informó Efe desde Bata, se trata del delegado regional de Sanidad y el director del hospital de Bata, Carmelo Esono Ndong y Valeriano Nguema Micha, respectivamente, quienes, según los cargos que pesan contra ellos, además de vender medicamentos y detergentes, traficaban con vehículos oficiales -entre otros, varias ambulancias y un camión Pegaso, vendidos ilegalmente- y productos de la ayuda alimentaria internacional. Más de 15.000 ampollas de penicilina, colchones y lejía han desaparecido, entre otras cosas, de los almacenes del hospital.

En opinión del embajador de Guinea Ecuatorial, no existe ninguna relación entre el secretario de Estado detenido y el intento de golpe de Estado del pasado mes de mayo, en el que estaba implicado el sargento Venancio Micó, hoy preso en Malabo.

Obiang Mengue dijo conocer personalmente a Micó "desde joven, ya que su pueblo es limítrofe al mío". Según el embajador, Micó goza de unas condiciones de internamiento nada rigurosas en la cárcel pública de la capital guineana, donde recibe asistencia de sus familiares, "que le dan de comer, le lavan la ropa y le hacen de todo". El Gobierno Obiang "cumplió sus compromisos en el caso de Micó", un asunto sobre el cual afirmó el embajador: "Estoy hasta la coronilla".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 01 de diciembre de 1983.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50