España busca una salida airosa

El Gobierno español, alarmado por la creciente inestabilidad del régimen ecuatoguineano, ha decidido poner orden en el menor plazo de tiempo posible a la costosa y prácticamente ineficiente cooperación que ha mantenido con su ex colonia desde hace 15 años.Al mismo tiempo, y como consecuencia de la continua corrupción que afecta al control de los fondos de ayuda española, que anualmente suponen cerca de 2.000 millones de pesetas, el Gobierno intenta recuperar la mayor cantidad posible de la deuda contraída por Guinea Ecuatorial con España, que asciende en total a 6.000 millones de pesetas, y cuyos vencimientos no han sido pagados desde agosto de 1982.

El Consejo de Ministros del miércoles aprobó las instrucciones que recibirá la delegación española que viajará a Malabo del 7 al 15 de este mes para tratar el tema de la renegociación de la deuda y para mantener la que posiblemente sea la última sesión de la comisión mixta hispano-ecuatoguineana, en la que nuestra ayuda a la cooperación quedará reducida a sólo tres áreas: la educativa, la sanitaria y la militar (entrenamiento de oficiales y protección militar a la Embajada española). La delegación española para la reiiegociación de la deuda estará éncabezada por el vicepresidente del Consorcio de Compensación de Seguros, que tratará de alquellos pagos correspondientes a los créditos a la exportación, así como las deudas que el Gobierno de Malabo mantiene con el Banco de España, la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, Iberia y cualquier otra que afecte a compañías españolas.

Más información

La comisión mixta estará presidida por el embajador Salvador Bermúdez de Castro, jefe de la Oficina española de Cooperación con Guinea Ecuatorial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 01 de diciembre de 1983.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50