Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Después de...' obra 'maldita' del cine de la transición, se estrena con tres años de retraso

Rehabilitado hace unos meses, estrenado casi clandestinamente en varias ciudades españolas, Después de..., el filme maldito de Cecilia y José Juan Bartolomé sobre el ambiente que se respiraba en las calles de España antes del 23-F, se estrena precaria y tardíamente en Madrid la próxima semana en el Cinestudio Groucho. Un filme que fue parte de la vida española de la transición, en sólo tres, años se ha convertido en parte desconocida de la historia de esa transición, víctima de la censura encubierta y del sistema de estrenos simbólicos.

La aventura del rodaje, el cúmulo de dificultades burocráticas que siguió a este y su exhibición semiclandestina en algunas ciudades españolas, han convertido a Después de.... filme de los hermanos Cecilia y José Juan Bartolomé, con fotografía de José Luis Alcaine, en uno de los filmes malditos, por la censura encubierta, del cine español de la transición.Dentro dé la serie de estrenos simbólicos con que se ha ocultado la existencia, de este filme, que ahogaron de raíz su explotación comercial, el próximo lunes le llega el turno a Madrid, donde, por iniciativa del Cinestudio Groucho, Después de... se proyectará la próxima semana, en su versión de tres horas, con dos partes, ¿No se os puede dejar solos? y Atado y bien atado.

"Comenzamos a rodar, dice Cecilia Bartolomé, "en abril de 1979. El grueso del rodaje acabó a finales de año, pero seguimos haciendo tomas parciales, simultáneamente al rodaje hasta finales de 1980, en que la película quedó terminada. Casi todo el material es de calle y. el de archivo es de pocos minutos".

"Tuvimos aprietos durante el rodaje", prosigue Cecilia Bartolomé. "Hubo instantes de peligro en manifestaciones de la extrema derecha. La película es un buceo dentro de lo que estaba ocurriendo en la calle en aquel tiempo, y nos sumergimos en ello. Ahora es tal vez historia, pero fue parte de un debate nacional. Nos taparon la boca, porque rodamos ante la misma boca del lobo".

Dificultades

"La película se empezó con dinero nuestro y de algunos amigos. Nuestro objetivo era humilde, pero la realidad nos arrastró, sacando el proyecto fuera de nuestras posibilidades. Tuvimos que acudir a la financiación exterior de una distribuidora, que fue Suevia. La primera copia estuvo lista en enero de 1981. La enviamos al Ministerio para que nos dieran la calificación legal y comenzar inmediatamente a distribuir la película. Esto fue en febrero, unos días antes del 23, y ahí comenzó el calvario. Negaron la calificación e impidieron con tretas su estreno. La distribuidora, lógicamente, se inhibió, estrenando la película simbólicamente, después de su éxito en el festival de San Sebastián y la Semana de Barcelona, para obtener licencias de doblaje"."En el Ministerio enterraron a la película. Nos amenazaron con enviarla al Ministerio Fiscal, cuando este solo puede intervenir si la película está estrenada. Esto era en abril de 1981. La película pertenece a aquel tiempo, es un reflejo de él y tenía su verdadero sentido exhibida en él. En la película se detectó el ambiente previo al golpe y penetró en lo que le hizo posible. Han pasado casi tres años, ahora esto es historia y la película quizás también".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de noviembre de 1983