Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La saga de los Ynestrillas

Desde 1978, el apellido Sáenz de Ynestrillas ha aparecido con frecuencia en los periódicos por su continua vinculación a distintos movimientos involucionistas y ultraderechistas en España. En ese año, el entonces capitán de la Policía Nacional Ricardo Sáenz de Ynestrillas, nacido en Madrid en 1935, oriundo de una familia riojana, casado y con tres hijos, fue acusado de preparar, junto al entonces teniente coronel Antonio Tejero, una maniobra involucionista bautizada como Operación Galaxia. Fue juzgado por un tribunal militar y condenado a seis meses y un día de prisión, como autor de un delito de conspiración y proposición para la rebelión.En junio de 1981, ascendido ya a comandante, Sáenz de Ynestrillas fue detenido, junto con otros militares y civiles, por su presunta participación en una operación golpista preparada para la víspera de la onomástica del Rey, y acusado, igualmente, de instruir a un comando integrado por 50 personas, entre ellas alguno de sus hijos. No obstante, el juez, Ricardo Varón Cobos, decretó su puesta en libertad sin cargos, y la correspondiente causa fue sobreseída.

Al comandante también se le atribuyeron en diversos medios de comunicación, a finales de 1981, importantes responsabilidades en la elaboración del llamado Manifiesto de los Cien, documento ultraderechista que fue difundido y firmado por un centenar de militares. Por último, el pasado año, y poco después de descubierta la operación conocida como el golpe del 27-O, Sáenz de Ynestrillas fue alejado de Madrid y destinado forzosamente a Las Palmas de Gran Canaria, si bien su familia ha seguido viviendo en la capital de España. Un mes antes del traslado, Ynestrillas había visitado al ex teniente general Jaime Milans del Bosch en Madrid.

Los tres hijos del militar, llamados Ricardo, Martín y Jesús, han protagonizado también diversos hechos relacionados con actividades ultras. En junio de 1981, Ricardo y Jesús fueron detenidos por su presunta participación en el asalto al colegio nacional Estados Unidos de América, de Madrid, donde algunos cuadros del Rey Juan Carlos aparecieron con groseras pintadas.

El mismo año, Ricardo volvió a ser detenido por insultar públicamente al alcalde de Madrid, Enrique Tierno, y en julio del año pasado fue puesto a disposición judicial por su participación en una múltiple agresión a militantes comunistas.

Detenidos y puestos en libertad

Por su parte, Martín Sáenz de Ynestrillas, integrado en la organización Fuerza Joven, fue detenido en octubre del pasado año, junto con su hermano Ricardo, acusado de haber preparado un atentado contra la sede de UCD en Toledo. Los dos fueron puestos en libertad bajo fianza en diciembre. Por estos mismos hechos fue detenido también Francisco López Laguna, que en la madrugada de ayer intervino en el incidente con los policías nacionales.

Cuando la familia Sáenz de Ynestrillas tuvo conocimiento ayer de estos hechos violentos en los que nuevamente estaba involucrado uno de sus miembros, se puso en contacto telefónico con el comandante, quien, en un principio, no tenía previsto desplazarse a Madrid por esta circunstancia.

Fuentes próximas a la familia Ynestrillas manifestaron a EL PAIS que cuando la policía llegó en la mañana de ayer a su casa y se llevó a la comisaría al hermano, Martín Sáenz de Ynestrillas, creyeron inicialmente que se trataba de alguna operación policial que estaba relacionada con el hecho de que en el anterior régimen el 1 de octubre, se conmemoraba el Día del Caudillo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de octubre de 1983