Estados Unidos se compromete a modernizar el Ejército portugués

El presidente norteamericano, Ronald Reagan, ha recordado a su colega portugués, general Ramalho Eanes, que la relación de seguridad entre Estados Unidos y Portugal reviste una importancia crítica para la Alianza Atlántica y para ambas naciones. Durante el brindis de la cena que Reagan le ofreció en la Casa Blanca en la noche del jueves, el presidente de Estados Unidos confirmó su compromiso de ayudar a Portugal a modernizar sus fuerzas defensivas.

Eanes, que ayer se entrevistó con el secretario de Defensa, Caspar Weinberger, desea que esta visita redunde en un incremento significativo de la ayuda militar norteamericana. La Casa Blanca ha solicitado del Congreso 105 millones de dólares (cerca de 16.000 millones de pesetas) en ayuda militar y 40 millones en ayuda económica para el próximo año, en comparación con los 90 y 20 millones, respectivamente, del presente año.

"Estados Unidos apoya firmemente los esfuerzos portugueses de ampliar su papel en la defensa de Occidente", afirmó el presidente norteamericano. Aparte de los temas militares, Eanes también habló con Reagan sobre temas económicos y sobre el papel de Portugal en Africa. En su calidad de antiguo colonizador, este país mantiene estrechos lazos con Angola, donde la presencia de tropas cubanas es interpretada por Estados Unidos como la única barrera para llegar a un acuerdo sobre la independencia de Namibia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 16 de septiembre de 1983.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50