Dalí, delicado de salud pero lúcido, decidirá en breve el destino de su colección de 2.000 piezas

Las 2.000 piezas que componen la colección privada de Salvador Dalí se encuentran en España, bajo control del pintor y sus allegados y están inventariadas y en proceso de catalogación. El pintor, cuyo estado de salud es delicado, pero que se halla consciente y lúcido, debe decidir en fecha próxima acerca de las condiciones en que su legado pasará a manos de una fundación en la que participan el Estado español, la Generalitat y la ciudad de Figueres. Tal es la síntesis de las declaraciones hechas ayer a este diario por Miguel Domenech, ahogado, amigo y representante del artista.

El abogado de Dalí, en declaraciones hechas ayer a EL PAIS, salió al paso de los rumores que recientemente han circulado a propósito del estado de salud del pintor, del supuesto estado de abandono de la finca daliniana de Port Lligat, cerca de Cadaqués, de las medidas de conservación y control que se toman con la colección privada del pintor y del destino de dicha colección -que según sus declaraciones consta de unas 2.000 piezas- después de la desaparición del artista."Conozco los deseos del señor Dalí y, su devoción por la ciudad de Figueres y por Cataluña, así como su voluntad de hacer partícipe de su legado al Estado español", dijo Miguel Domenech. "Las negociaciones y gestiones encaminadas a estructurar la Fundación Dalí, que se encargará de administrar su legado tras su fallecimiento, están en curso, pendientes de la decisión final del propio Dalí y pueden cristalizar en algo concreto dentro de muy poco. También puedo asegurarle que en estas negociaciones, ni la ciudad de Figueres ni la Generalitat de Cataluña se encuentran en desventaja de ningún tipo".

Uno de los principales logros conseguidos por los representantes actuales de Salvador Dalí ha sido el regreso a España de buena parte de las 2.000 piezas diversas -óleos, dibujos, bocetos, esculturas, escritos y otros documentos de menor importancia- que componen la colección privada del autor. "Probablemente", afirmó Domenech, "Dalí sea uno de los pintores de primera línea que más obra propia tienen en su colección privada".

La salud de Dalí

La salud de Salvador Dalí es otro tema que ha provocado frecuentes rumores en los últimos tiempos. En este sentido, Domenech se muestra preocupado por dichos rumores y por las maniobras especulativas que puedan encubrir en el mercado internacional del arte.

"Dalí se encuentra en un estado general bueno, dentro de la edad que tiene (79 años) y de su condición física de los últimos años, que en general, ha sido la propia de una persona de pocos recursos risicos. Sin embargo, no tiene una dolencia concreta, y los médicos que le atienden -y le aseguro que hacemos lo posible para que Dalí reciba la mejor atención médica que se puede conseguir- afirman que no hay motivo para temer por su vida. Dalí se levanta e incluso anda durante poco rato, pero no tiene la capacidad física de hace un año. Por fortuna, este estado de fragilidad física no se corresponde en absoluto con su estado intelectual. Está muy lúcido, está consciente todo el tiempo y es dueño de sus decisiones".

El 'abandono' de Port Lligat

Tres puntos párticularmente interesantes en relación con los interrogantes planteados recientemente por la situación de la obra y las propiedades dalinianas son el estado de la casa del artista en Port Lligat, el rumor acerca de la desaparición de algunas obras de dicha casa y la incógnita de si la colección privada del pintor -la colección conocida como colección Gala- estaba inventariada y catalogada.

El abogado de Dalí, así como otras fuentes consultadas por este diario en Cadaqués, Figueres y Barcelona, se muestran de acuerdo en que la casa no se encuentra abandonada. La casa es visitada a diario por Arturo Caminada, chófer y hombre de confianza de Dali desde hace muchos años, y su mujer se encarga de las tareas de limpieza. Según declaraciones de esta última, la residencia de Port Lligat "está a punto por si el señor Dalí quiere volver en cualquier momento".

Los rumores acerca de un robo perpetrado en Port Lligat son también desconocidos para Domenech -como también lo son para la Guardia Civil de Cadaqués y Figueres, y para la policía, consultada en Barcelona-. "No hay robos ni exteriores ni interiores", afirma el abogado. "Puedo dar fe de la total honestidad de las gentes que están al servicio del señor Dalí y he de decirle que el patrimonio y la obra de Dalí nunca han estado mejor cuidados que ahora; claro que estos rumores también pueden servir como coartada para acciones pasadas".

En lo que se refiere al inventario y catálogo de la numerosa colección privada de Dalí, Domenech afirma que "está totalmente inventariada y se está catalogando: ése era uno de los principales objetivos al hacerla regresar a territorio español".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 25 de agosto de 1983.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50