Diseñan nuevas bombas de insulina de tamaño reducido para prescindir de las inyecciones

Científicos alemanes están experimentando actualmente nuevos modelos de bomba de insulina, que permitirían a los diabéticos prescindir de las inyecciones diarias.Según el semanario germanooccidental Stern, la firma alemana Siemens acaba de lanzar al mercado un nuevo modelo de bomba capaz de regular automáticamente la insulina, dependiendo de los niveles de glucosa en sangre del paciente.

Las nuevas bombas de insulina pueden implantarse bajo la piel, en una intervención quirúrgica rápida y sin complicaciones, como un marcapasos, y constan de un depósito de hormonas y de una batería.

En su versión más primitiva, el parato bombea automáticamente la insulina a la corriente sanguinea del paciente, disminuyendo las dosis durante la noche. La bomba más práctica tiene el tamaño de una caja de betún y está formada por dos cámaras. La presión gaseosa de una de las cámaras hace pasar la insulina, almacenada en la otra, a la cavidad abdominal donde es absorbida por la piel y pasa a la sangre.

Los enfermos deben acudir cada tres semanas al hospital para que le recarguen la bomba, operación que dura alrededor de 20 minutos.

Por otra parte, la firma germano-occidental Hoechst está fabricando actualmente una insulina de mayor concentración que permite prolongar la duración de la carga de la medicación.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS