Strauss y Wagner protagonizan los festivales de Salzburgo y Bayreuth

Agencias

La obra Los maestros cantores de Nuremberg inauguró el pasado domingo oficialmente el festival de Bayreuth 83, que celebra, hasta el próximo 27 de agosto, el centenario de la muerte de Wagner, autor de la obra. Por otra parte, hoy se inician en Salzburgo los festivales musicales de verano, considerados como los más importantes en su género.

Para la primera jornada de los festivales de Salzburgo ha sido elegida la ópera de Richard Strauss El caballero de la rosa, que será representada bajo la dirección de Herbert von Karajan. Los festejos musicales de Salzburgo, que se prolongarán hasta finales de agosto, comprenden 29 óperas, 14 conciertos, 28 representaciones teatrales, 3 ballets, 10 matinales- sobre Mozart, numerosas serenatas, conciertos de cámara, lieder, arias y recitales, dentro de un total de 123 actos culturales.Entre los directores musicales incluidos en el programa figuran nombres de tanta relevancia como Claudio Abbado, James Levine, Lorin Maazel, Ricardo Muti, García Navarro, Wolfang Sawalliscl y, naturalmente, el Propio Von Karajan.

Previamente a la apertura musical propiamente dicha, el presidente austriaco, Rudolf KirchschIaeger, inauguró los actos oficiales de un festival cuya asistencia se ve aumentada cada año.

Por su parte, Bayreuth 83 abrió con Los maestros cantores de Nuremberg una producción de 1981 dirigida por Wolfgang Wagner, y que ha sido considerada por la crítica como un retrocesoen relación con la versión realizada por su hermano Wieland, quien, en 1956, conmocionó al festival por su audacia al estilizar y reducir al mínimo los decorados y los movimientos de masas, para mejorar la comprensión de la voz profunda de un pueblo, sin utilizar Pingún trasfondo político.

En cambio, Wolfgang Wagner se ha decidido por un retorno a las formas arquitectónicas frías, en granito, y los entendidos califican su versión de poco imaginativa. Aunque, por fortuna, en Bayreuth siguen teniendo mucha importancia los coros, de una homogeneidad única en el mundo. La distribución de los papeles solistas, si no exaltante, ha sido calificada de sólida y coherente, con dominio del excelente barítono Hermann Prey, que desarrolló con inteligencia y humo su personaje del pedante y enamorado Beckinesser, el más ridículo y brillante de la ópera.

La conmemoración del centenario de Wagner será marcada fundamentalmente por una nueva presentación de su tetralogía, esta vez a cargo de George Solti como director de orquesta, y Peter Hall como director de escena, sustituyendo a Pierre Boulez y Patrick Chereau, que hasta ahora han tratado de mostrar los diversos niveles de interpretación del drama wagneriano. El propio Solti declara que su visión de este fresco musical es romántica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de julio de 1983.