Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Liberados los ecologistas españoles que habían sido detenidos en Londres

Los veinte ecologistas españoles que fueron detenidos el pasado jueves en Londres por encadenarse frente a la Junta de Energía Nuclear Británica fueron puestos en libertad ayer tras pasar la noche en la comisaría. El juez ante el que comparecieron, acusados de obstruir el paso en una vía pública, ordenó que cada uno pagara cinco libras esterlinas (mil pesetas aproximadamente) en concepto de "contribución a los gastos que ocasionaron" y dejó en suspenso su sentencia durante un año.

Los ecologistas, diecinueve gallegos miembros de la Asociación para la Defensa Ecológica de Galicia (ADEGA) y un vasco, emprendieron ayer por la noche viaje de regreso a España a bordo del autobús de dos pisos en el que llegaron al Reino Unido el pasado domingo. Durante su estancia, han protagonizado diversas acciones de protesta contra el anunciado vertido de 3.900 toneladas de residuos radiactivos en la fosa atlántica situada a 600 kilómetros de las costas gallegas. Los desechos nucleares, procedentes de la industria británica, permanecen estacionados en una vía de tren cerca de Oxford, a la espera de ser cargados en el barco Atlantic Fisher. Por el momento, los responsables del vertido -la Junta de Energía Nuclear- no han logrado sortear el boicoteo de los sindicatos británicos, que se niegan a proporcionar tripulación para el buque.Según un portavoz del movimiento ecologista internacional Green Peace, que ha organizado la campaña de protesta en el Reino Unido, la Junta intentará encontrar una tripulación extranjera o no sindicada y en último caso puede solicitar ayuda a la Royal Navy, aunque esta última posibilidad parece remota. En cualquier caso, el boicoteo sindical ha impedido que se cumplan los plazos inicialmente previstos, ya que el vertido estaba anunciado para la primera semana del presente mes de junio. Portavoces de la empresa responsable del vertido mantienen que "de una manera o de otra" los bidones con su material contaminante serán arrojados en fechas próximas a la fosa atlántica.

La última conferencia de la Convención sobre Vertidos en el Mar, que regula los vertidos radiactivos, aprobó por gran mayoría una recomendación solicitando que se suspenda inmediatamente esta práctica hasta que nuevos estudios científicos demuestren su inocuidad. El Gobierno británico, firmante de la convención, ha hecho caso omiso de la recomendación, y pretende seguir arrojando al mar sus desechos nucleares de baja y media radiactividad.

Protesta en Lugo

El Reino Unido será un país enemigo de España y el Gobierno británico cómplice de una acción criminal si el próximo lunes día 11 se lleva a cabo en la fosa atlántica la descarga de casi 4.000 toneladas de residuos radiactivos, según aseguran distintos escritos de protesta enviados por el Ayuntamiento de Lugo a organismos nacionales e internacionales. Informa nuestro corresponsal Ernesto Sánchez Pombo.El ayuntamiento lucense, en el que tiene mayoría AP, se ha dirigido en duros términos de protesta al Gobierno británico, Embajada del Reino Unido en España, consulados británicos en Galicia, Consejo de Europa, Parlamento Europeo y Organización Mundial de la Salud.

La corporación de Lugo exige que los Gobiernos gallego y español impidan el vertido de residuos que califican de "atentado criminal no sólo contra la vida marina, sino también contra la vida humana". De igual forma, solicita la creación de una comisión internacional de vigilancia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de julio de 1983