Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Día de las Letras Gallegas

El ejemplo de Redondela

En los pasados cuatro años de primeras corporaciones democráticas, ningún ayuntamiento gallego ha descollado tanto como el de Redondela (Pontevedra) en defensa institucional del idioma y en esfuerzos por normalizar su uso dentro del municipio.El municipio de Redondela, de 29.000 habitantes, al borde de la ría de Vigo, en otro tiempo localidad famosa por fraudes de aceite y hoy sufriendo los efectos de la desindustrialización que padece la comarca viguesa, obtuvo una mayoría de izquierdas en las elecciones municipales de 1979, que proporcionó la alcaldía a Jaime Rey Barreiro, de la coalición Unidade Galega.

Servicio municipal de impresos en gallego

En estos cuatro años, alcalde, concejales nacionalistas y de los partidos comunista, socialista y del trabajo, apoyados por un colectivo de funcionarios que encabeza Xosé González, han puesto en marcha un servicio municipal de Normalización de la lengua que edita el 98% de los impresos en gallego, traduce los formularios de procedimiento administrativo, programa cursos de iniciación para funcionarios y ciudadanos en general y asesora a los vecinos en cuantas dudas lingüísticas se les planteen.

El Ayuntamiento de Redondela, que también ha creado un consejo municipal de Normalización, integrado por 24 personas, en el que están presentes catedráticos de gallego, escritores, periodistas, etcétera, con el fin de orientar a otras corporaciones interesadas, es el único en Galicia que evalúa el conocimiento del idioma en sus pruebas de concurso-oposición.

La corporación redondelana prima también la publicidad en idioma gallego y ha desplegado en el municipio rótulos y carteles en esta lengua.

A la entrada y salida de la localidad, paneles escritos en los cuatro idiomas oficiales del Estado español dan la bienvenida al visitante.

Por toda esta ejemplar labor, el ayuntamiento, promotor asimismo del Premio de Narrativa en Gallego Eduardo Blanco Amor, recibió el Premio de la Crítica en 1982 y el Pedrón d'Ouro de 1983. Su alcalde, reelegido hace unos días, esta vez en las listas del PSOE, ha prometido continuar esta política municipal de recuperación lingüística.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de mayo de 1983