Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tierno Galván presentó anoche el 'Diccionario cheli' de Francisco Umbral

Anoche, en el Palacio del Conde-Duque de Madrid, en medio de un ambiente solemne y ante un público multitudinario, el alcalde de Madrid, Enrique Tierno Galván, procedió a la presentación del nuevo libro de Francisco Umbral, Diccionario cheli, en cuyas páginas no sólo se contienen las expresiones que constituyen lo que el autor define como "un argot generacional" sino que también se realiza un análisis sociológico del grupo que utiliza dicho lenguaje.

En la sala de actos del edificio, muy cerca del recinto en donde se está efectuando la muestra Madrid en acción, se celebró esta presentación, que tuvo un carácter eminentemente madrileñista, no sólo por el tema que se trataba, ni por el escenario en cuestión: influían, sobre todo, el carácter de cronista de la villa de Francisco Umbral, y la entrañable relación, que con la capital viene manteniendo su alcalde. Puede decirse que gran parte de los presentes acudían decididos a asistir a una nueva demostración, por parte de Tierno Galván, de su enjundiosa capacidad para construir un lenguaje profundamente popular al tiempo que ilustrado.Y el alcalde de Madrid no defraudó, ni por el contenido ni por la forma de su discurso. Definió a los usuarios del cheli como un grupo que, más que marginado por la sociedad, tiende a la auto marginacion, al mantenerse aparte, en distancia, y que utiliza especialmente su peculiar lenguaje como elemento distanciador. "Tampoco se trata", dijo, "de un grupo culturalmente ignorante, sino que hablan con una cierta intención plebeyizante, de colocarse en un nivel lejano del que socialmente les pudiera corresponder".

Se refirió a los enigmas que el libro de Umbral propone, filológicamente hablando, y a la revalorización del antiguo acento madrileño sobre la vocal tónica. Y puso como jemplo un tiiiiiio, paaaaasa que hizo las delicias del público. Dijo que el libro tiene un incuestionable interés científico, y también que Umbral ha añadido al cheli alguna palabra procedente de su propia imaginación, "la imaginación de un escritor fecundo, que lucha con el idioma como el alfarero lucha con, la masa a la que quiere dar forma".

Por su parte, Francisco Umbral, en un breve parlamento, dio las gracias al alcalde y explicó que su Diccionario cheli es un libro de encargo, ahondando luego en una divertida reflexión acerca de la reivindicación que todo escritor hace del encargo con el paso del tiempo. Arrancó aplausos del respetable cuando dijo que Tierno es un alcalde que ha sabido serio de todos los madrileños -incluídos los -chelis- "a pesar de no tener apellido belga", y dio las gracias a los amigos que le indujeron a convertir el recado en realidad. "Yo he querido hacer un diccionario como el Espasa, pero contra el Espasa, como el de la Real Academia, pero contra la Real Academia. En definitiva, un libro que puede ser leído como se lee una tapia al pasar".

Dijo también Umbral que el cheli viene a demostrar que la juventud actual se agrupa por afinidades generacionales, más que de tipo cultural o de clase, que esta juventud tiende a romper los esquemas de asociación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de marzo de 1983