Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rafael García Serrano, ganador del noveno Premio Espejo de España

Rafael García Serrano, pamplonica de 67 años de edad, columnista del diario madrileño El Alcázar, consiguió anoche el premio Espejo de España con el libro La gran esperanza. El premio, instituido por la editorial Planeta para biografiás, ensayos o memorias, está dotado con dos millones de pesetas. El segundo premio, de 500.000 pesetas, fue para el periodista gallego de Alvaro Fernández Suárez, autor de El pesimismo español. Ninguno de los ganadores se encontraba en el hotel. madrileño donde el jurado dió a conocer su decisión.

La gran esperanza recoge los recuerdos de García Serrano durante los años de la preguerra civil en Madrid. Narra los ambientes universitarios y la vida de los grupos falangistas de aquellos momentos. El jurado que ha decidio premiar esta obra estaba formado, por José Manuel Lara, Manuel Fraga, Ramón Garriga, Rafael Borrás y el teniente general Diez Alegría.El editor José Manuel Lara aseguró que se había premiado al mejor libro que se había presentado, sin entrar en consideraciones políticas de ninguna clase. "A mí siempre me dicen lo mismo. Alguna vez he tenido que oir que solamente premiaba a los comunistas y esta misma noche, cuando pasaba por las mesas, tres personas casi me han gritado que menos mal que por fin me he separado de los rojos. Pero yo lo que considero es que el ganador es un gran escritor y sus libros son siempre un éxito".

Manuel Fraga, quien había llegado a las ocho de la tarde tocado con el tradicional bombín inglés y una chaqueta cruzada con solapas de terciopelo azul marino, aseguró que García Serrano es un gran escritor y que, literariamente, su libro era el mejor de los quince finalistas. Sin embargo dejó entrever su rumoreado desacuerdo con el resultado de la votación final al decir que se habían producido discrepancias "e intercambios de opinión en la última votación. Pero todos los miembros del jurado hemos reconocido que está muy bien escrito, sin que por eso tengamos que suscribir las tesis que en él se vierten", tuvo cuidado en matizar.

Ruptura de silencio

El editor Lara contestaría después a preguntas de los informadores que el tema de la guerra civil en versión de un ultraconservador como García Serrano no es un material que considere pasado porque el interés siempre depende de quien cuente la historia y, especialmente de cómo la cuente. "Y en este caso está fenomenalmente bien contada", concluyó.El ganador, quien ayer se encontraba enfermo en su domicilio, declaró a este periódico que . el premio ganado representa una especie de ruptura del silencio montado en torno a escritores que son leales a unas formas de vida a unas ideologías, escritores que forman una pequeña patrulla". Aunque no quiso dar nombres, dijo que muchos de estos escritores son colaboradores habituales delñ diario El Alcazar, encargados de "mantener el honor y la dignidad frente a la huida de las clases intelectuales."

García Serrano aseguró estar muy sorprendido de recibir el premio "por la denuncia y conjura del silencio sufrida. Hay una enorme muralla de silencio frente a los escritopres nacionales".

Con el libro premiado, García Serrano afirma que trata de mostrar como era su generación y aclarar que "no éramos tan malos como dicen. Este libro es el primero de una serie de dos o tres volúmenes en los que intentaré hablar de mi generación".

El finalista Alvaro Fernández Suárez es un articulista gallego poco conocido. Manuel Borrás, miembro del jurado, informó que era un gran escritor que en julio de 1936 era el agregado comercial en Roma. Republicano, permaneció durante veinte años exiliado y al volver a España ocupó la subdirección de la revista Indice. Es autor de El tiempo y el año y España, Arbol vivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de febrero de 1983