Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Galardonados del cine andaluz rechazan sus premios en el festival de Sevilla

Los ganadores del concurso de cine andaluz, incluído en el Festival Internacional de Cine de Sevilla, se negaron anoche a recoger los premios correspondientes, en desacuerdo con la falta de dotación económica de los galardones y el insuficiente reconocimiento de su trabajo por parte de la organizacion del festival.

Poco antes de iniciarse formalmente el acto de entrega de premios, el ganador de la sección de películas de 16 y 35mm, Miguel Alcobendas, solicitó permiso al alcalde de Sevilla, Luis Uruñuela, para dar lectura a un documento. Obtenida la autorizacion, Alcobendas sorprendió a las autoridades e invitados al dar lectura a un acuerdo de todos los realizadores premiados, según el cual renunciaban a recibir los galardones.Las razones esgrimidas por los cineastas andaluces se basan en la decisión de los organizadores del Festival Internacional de Cine de no dotar económicamente en esta edición los premios destinados a la cinematografia andaluza, sustituyendo los premios en metálico por un sistema de becas a los realizadores y galardonados que éstos consideran insuficiente e inconcreto según las bases del certamen.

Alcobendas había obtenido el premio del apartado documental con Los almadraberos, distinguido por los jueces "por su calidad intrínseca y como reconocimiento a toda la labor de su autor".

El apartado de ficción fue declarado desierto. El jurado acordó por unanimidad dirigirse a la fundación del Festival Internacional de Cine para expresar su preocupación por el hecho de que, en esta edición, se haya suprimido la dotación económica de los premios y por la inconcreción de las bases del concurso en lo relativo a un sistema de becas para los galardonados. "Todo lo cual se ha reflejado en la menor participación de concursantes". Un total de cuarenta, producciones han concurrido a las cuatro secciones del certamen (35 y 16 milímetros, super 8, vídeos y guiones).

Miguel Alcobendas, que trabaja en el departamento de Cultura de la Diputación de Málaga y realiza cortometrajes desde hace doce años, declaraba ayer, nada más hacerse público el fallo del jurado, que siempre es un aliciente y te da un gustirrinín especial ver que reconocen tu labor", pero expresaba sus dudas sobre la validez de estos galardones. "Si va a servir este premio para que los realizadores andaluces podamos acercarnos más al cine, bienvenido sea", indicaba, " pero si no es más que un trasto para que coja polvo en una estantería, no tiene sentido".

También el jurado, consciente de esta situación, quiso patentizar su opinión en la propia acta de su fallo, estimando "insuficiente la atención y ayuda que los organismos y poderes públicos prestan al fenómeno cinematográfico andaluz".

En la misma sección A en la que la película de Alcobendas resultó triunfadora, se concedió una mención, por su altura y profesionalidad, al filme Sefarad: judíos y conversos, de Victoria Sendón. En la sección B (películas en super 8), el premio del apartado de ficción fue para De como Rinconete conoció a Cortadillo, de Luis Manuel Carmona, y el premio del apartado documental fue para Castilleja de la Cuesta, de José A. Gentil y Enrique Santiago.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de enero de 1983