Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Cámara alta creara una comisión de investigación de las desapariciones de españoles en América

El Pleno del Senado aprobó ayer la constitución de dos comisiones especiales sobre súbditos españoles desaparecidos en países de América Latina y otra para investigar las causas de los daños en las riadas de Levante. El presidente de la Cámara, José Federico de Carvajal, sometió a la consideración de los senadores, y recibió el visto bueno de estos, la apertura de un plazo extraordinario de sesiones en enero para poner en marcha estas comisiones. A partir de hoy se abre un plazo de diez días para que los distintos grupos presenten si la mesa del Senado los nombres para integrar las citadas comisiones.

El número de españoles desaparecidos, presos o detenidos en América Latina ascendía, en septiembre de 1980, a 62, según la respuesta que dio el Gobierno en la anterior legislatura a una pregunta del senador socialista Alfonso Cucó. Este dijo ayer que los 62 súbditos se distribuían de la siguiente forma: Argentina, 37 desaparecidos y cinco detenidos; Uruguay, diecinueve detenidos y Chile, un desaparecido. Cucó dijo que el número podía haberse incrementado y que se tenía constancia de que en Guatemala había desaparecido también algún español. El portavoz del grupo popular, Luis Fernández, quiso eludir la circunstancia de que los españoles de que habla la comisión especial hubieran desaparecido o sufrido prisión en países dictatoriales, para lo cual aludió a un atlas que tenía cuando estudiaba enseñanza primaria "con países de color amarillo limón, otros color carmesí -que me gusta más que otra palabra que ha sido muy vituperada-, otros morado", al igual que ahora hay "países considerados de diversos colores". "No se trata", explicó, "de mentar países o ideologías ni formas, tendencias, conceptos o inspiraciones según la política, porque la desaparición de españoles es muy frecuente y los derechos humanos son un problema que nos compete a todos y no sólo a quienes, tan arbitraria y gratuitamente, suelen arrogarse su defensa".

Luis Fernández pidió que la comisión sea rigurosa "en su juicio y en su fórma"; que "se llegue al fondo del asunto con rigor, eficacia y sencillez y sin teatralidad" y que los informes se obtengan principalmente por vía consular, ya que, explicó, a veces llegan por medio de organizaciones "que no quiero calificar".

Derechos humanos violados

El socialista Alfonso Cucó dijo que "la defensa de los derechos humanos no es un postulado abstracto o una entelequia intelectual, sino que detrás hay realidades vivas, como la vida y la libertad" y subrayó que "en el dramático y conflictivo contexto de Iberoamérica, donde los derechos humanos son sistemáticamente violados, los españoles se encuentran en indefensión, desaparecidos o presos", por lo que "la comisión debería elaborar un dossier lo más completo posible, con la colaboración de nuestro Gobierno y de las personas y entidades que puedan arroj ar luz".

"La comisión", siguió Cucó, "tendría que llamar a declarar a juristas, miembros de confesiones religiosas que luchen por los derechos humanos y otras organizaciones y pedir colaboración a las comisiones similares creadas en los parlamentos italiano y de la República Federal de Alemania. Creo que así podría reunirse información suficiente en dos o tres meses. La comisión debe ser plural en su composición y con el convencimiento de que actúa para todos".

Con respecto a la comisión sobre las causas de las inundaciones, el senador del grupo popular Luis Fernández apoyó que se investigue, con sentido global, la forma y frecuencia de estos fenómenos y dijo que "los aragoneses, catalanes y levantinos son hombres y sociedades con suficiente valor, arrestos y otras cosas que hay que tener para que los naranjos vuelvan a dar naranjos".

Por los socialistas intervino el senador Pérez Ferrer, quien defendió la necesidad de poner en marcha un plan de recuperación colectiva, que incluyera "la recuperación de la vida diaria, como la asistencia de los niños al colegio o las actividades culturales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de diciembre de 1982

Más información

  • Una segunda comisión estudiará los daños de las riadas de Levante