Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Incumplimiento de una sentencia del Supremo sobre guardas rurales

Todavía está sin cumplir la sentencia del Tribunal Supremo de 8 de Febrero mediante la cual se estimaba el recurso planteado por los Guardas Rurales que dependen de las Cámaras Agrarias, según ha denunciado Miguel Ramirez, Secretario General de la Confederación Nacional de Agricultores y Ganaderos (CNAG). Mediante esta sentencia se creaba una escala a extinguir de Guardas Rurales en el Instituto de Relaciones Agrarias (IRA) señalándose las retribuciones que les sean procedentes y liquidándoseles los atrasos que les sean debidos.El problema radicaba en que durante los últimos cinco años habían sido los agricultores y ganaderos, los que mediante derramas habían tenido que costear el pago de los salarios y de las cuotas de la Seguridad Social de los casi 3.000 Guardas Rurales existentes todavía. Mediante esta sentencia se les reconoce el carácter de funcionarios que era una de las peticiones del citado colectivo y se obliga a la Administración al pago de los atrasos, por lo que, según la CNAG les deberán ser devueltos a los agricultores y ganaderos las cantidades que habían aportado mediante derramas principalmente.

Según esta organización agraria tan sólo en la provincia de Zaragoza las derramas extra, que durante cinco años han tenido que pagar los agricultores, suponen alrededor de 125 millones de pesetas. Asimismo indica que es urgente el cumplimiento de la sentencia "tanto por la justa resolución de un grave problema humano que afectaba a la escala más humilde de los antiguos funcionarios de las Hermandades de Labradores y ganaderos, como por la liberación que la sentencia les supone de los cargos y derramas que el mantenimiento de esta guardería les producía, ya que durante estos últimos cinco años tal servicio se ha venido financiando exclusivamente a expensas de los agricultores".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de diciembre de 1982