Municipios de Europa buscan en Barcelona fórmulas para defender la cultura mediterránea

Las Primeras Jornadas Municipales de Cultura Mediterránea, en las que han participado representantes de quince ciudades europeas, se clausuraron ayer en Barcelona. El objetivo fundamental ha sido el examen de los programas de acción cultural municipal, el eco de los mismos entre la población, los elementos comunes y diferenciales entre las distintas ciudades y la posibilidad de intercambiar experiencias.El progresivo avance de la cultura anglosajona en el área mediterránea ha sido el fantasma que ha flotado sobre estas jornadas. Prácticamente todos los representantes de las ciudades asistentes se manifestaron a favor de una política cultural en los municipios que devuelva a los países ribereños el protagonismo que por tradición y potencial les corresponde y que ahora no tienen.

Las palabras del ministro de Cultura francés, Jack Lang, contra el imperialismo cultural fueron frecuentemente retomadas, si bien estableciendo una distinción importante: "Nosotros" decía un representante italiano, "somos miembros de municipios, Jack Lang es ministro, lo que nosotros perseguimos es el incremento de la autonomía municipal".

Durante las jornadas, se han debatido entre otros temas los referentes a la noción de área cultural, las relaciones entre urbanismo y cultura, la producción cultural urbana, la descentralización, la comunicación ciudadana y el folklore. Ha quedado relativamente claro, en las distintas ponencias, que la unidad de tradición que agrupa a las ciudades mediterráneas se ramifica en una desigual problemática como consecuencia tanto de las distintas competencias municipales, según los países, como de las diferencias presupuestarias y de necesidades.

En general se observa un incremento notable de los presupuestos culturales municipales. París ha pasado en menos de cinco años del 1% al 7%, Roma ha triplicado el presupuesto cultural, Barcelona que dedicaba en 1979 el 3,1 % a Cultura y Deportes, actualmente su presupuesto de cultura exclusivamente es del 3%, cantidad a que habría que añadir otras partidas que revierten en cultura desde diferentes departamentos, especialmente en los distritos, y que no se contabilizan en el presupuesto general del área de cultura, lo que daría un total aproximado que oscila entre el 5% y 6%.

En el ámbito de los resultados cabe citar el acuerdo entre Oporto y Roma para montar una exposición conjunta, iniciativa a la que muy posiblemente se sumará también Barcelona, el compromiso del presidente de la comisión cultural del Consejo de Europa, Dimitriadis, de llevar los acuerdos de las jornadas al organismo internacional para que los haga llegar a la conferencia que se celebrará el próximo mes de mayo en Bremen, bajo el lema "Ciudad y cultura" y la propuesta de Marsella como próxima sede.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS