Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE PRENSA

Una "operación" preelectoral

Barcelona

El Consejo de Ministros del pasado viernes nombró a Federico Gallo para el cargo de gobernador civil de Barcelona. El de ayer designó a Jacinto Ballesté como delegado del Gobierno en Catalunya. La operación se ha completado.¿Qué pretende la operación? Por supuesto nada tiene que ver con una especial atención que los titulares de ambos cargos vayan a dedicar a la estricta observancia de las normas que han de garantizar la pureza electoral, tal como afirmó el flamante gobernador que era su misión, dadas las escasas competencias del poder político sobre el desarrollo de los comicios, por los que han de velar las juntas electorales provinciales y la Junta Electoral central. ( ... )

Pero la operación sí tiene que ver con las elecciones, y los nombramientos de Federico Gallo y de Ballesté no son gratuitos ni casuales. Su presencia en Barcelona, donde cuentan ambos con un amplio círculo de relaciones, no es ajena a la formación de las candidaturas y al trabajo subterráneo en favor de una formación, la de Centristes, en pleno proceso de desintegración. Con Gallo y Ballesté no han de sorprender algunos apoyos que la candidatura de Centristes pueda recibir y que han sabido perderse a pulso. Es la vuelta a los orígenes del centrismo en Catalunya, a la primavera de 1977, cuando la candidatura de UCD se hizo en el Gobierno Civil por el entonces titular del cargo, Manuel Ortiz.

¿Y cuáles son los apoyos que se pretenden con los nombramientos de Gallo y Ballesté? Por supuesto no están en los ámbitos del nacionalismo y seguramente habría que ir a buscarlos por los confusos caminos del regionalismo bien entendido de aquel abortado proyecto de formación política llamado Concordia Catalana, del que Ballesté, como brazo derecho de Samaranch, fue promotor. El centrismo sociológico y de carácter nacionalista lo cubre perfectamente Convergencia, y para el centrismo partidista y escorado a la derecha el único adversario a batir es Alianza Popular, que incorpora ahora al populista Tarragona. Restar apoyos a Fraga en Catalunya puede ser la única misión de Gallo y Ballesté, en el exiguo mandato para el que han sido nombrados.( ... )

, 11 de septiembre

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de septiembre de 1982