Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Estado español adquiere dos óleos de Salvador Dalí por cien millones de pesetas

El pintor donó 'Los tres enigmas gloriosos de Gala', último lienzo dedicado a su esposa

Cien millones de pesetas ha costado a la Dirección General de Bellas Artes la adquisición de dos cuadros de Salvador Dalí, que en este mismo mes de septiembre serán exhibidos y definitivamente, instalados en el Museo Español de Arte Contemporáneo de Madrid. Se trata de dos obras de gran importancia en la evolución del artista, Senícitas y Arlequín, fechadas ambas en 1927, y representativas de su período superrealista puro y de la etapa poscúbista, respectivamente. Un tercer cuadro ha sido donado simultáneamente por el pintor al Museo. Se trata de Los tres enigmas gloriosos de Gala, último lienzo de los muchos que Dalí dedica a su esposa.

Los tres cuadros proceden de la colección particular de Dalí y su adquisición por cien millones de pesetas es considerada por Alfredo Perez de Armiñan, director general de Bellas Artes, como un precio bajo, dada la importancia de las dos obras y los precios que la obra daliniana ha alcanzado en el mercado internacional de obras de arte. La última venta de un cuadro de Dalí se celebró el pasado mes de febrero, cuando la firma Christie's de Londres subastó el lienzo titulado El enigma del deseo por 83 millones de pesetas.La operación de compra de los dos cuadros, así como la donación del tercero, tuvo lugar el pasado 31 de julio, y los cien millones que el Ministerio de Cultura desembolsó proceden de la dotación especial de 140 millones que para la adquisición de obras de arte tiene asignada la Dirección General de Bellas Artes, previa autorización del Ministerio de Hacienda.

Pérez de Armiñan considera que, con esta triple aportación, Dalí tiene por fin una representación importante en el Museo Español de Arte Contemporáneo. En efecto, a estos tres cuadros hay que unir los dos oleos de Mujer en la ventana, pertenecientes al Museo, y los famosos bocetos para el montaje de Jose Tamayo de Don Juan Tenorio en el Teatro Español, que se exponen permanentemente en él.

La muerte de su esposa Gala, el cambio de residencia y el montaje de una exposición que muestra la estrecha relación de su obra con la literatura, son los acontecimientos más signíficativos que en los últimos meses han marcado la vida de Salvador Dalí. Su ingreso oficial en la nobleza con el título de Marqués de Dalí y Púbol, que auna su apellido al nombre del lugar donde fue enterrada su esposa y donde él reside actualmente, es otro hecho reciente que culmina los aspiraciones aristocráticas que siempre mostró el genio de Cadaqués.

El trauma provocado por la desaparición de Gala, que falleció el pasado mes de junio en el castillo gerundense de Púbol, señala una línea de sombra en la existencia intensa y atormentada de Dalí y de este hecho resulta una premonición el cuadro que el pintor acaba de donar al Estado español.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de septiembre de 1982