Se inaugura hoy el aeropuerto de Seu d'Urgell, que servirá a Andorra y al Pirineo catalán

Tras la solución de los conflictos suscitados entre la Generalidad y el Gobierno de Madrid, hoy se inaugura el aeropuerto de Seu d' Urgell, en Lérida (Lleida). Al acto, previsto para el mediodía, asistirán el presidente de la Generalidad, Jordi Pujol, el conseller de Política Territorial, J. M. Cullell, y el ministro español de Transportes, Luis Gámir, así como todas las autoridades andorranas, entre ellas, el jefe del Gobierno. Oscar Ribas.

Pese a que hoy se procede a la inauguración oficial, el vuelo regular Barcelona-Seu d' Urgell, único que se realizará por el momento, no es probable que se ponga en funcionamiento hasta el día 15 del próximo mes, según han declarado fuentes próximas a la compañía Aviaco, concesionaria de la línea.El precio en la clase turista será de 3.850 pesetas, y el viaje de ida y vuelta, 7.700 pesetas. El servicio será cubierto por aviones Fokker F-27, turbo-hélices, de 45 plazas, que actualmente la empresa usa en los aeropuertos de San Sebastián y Córdoba, y tendrán una duración de cuarenta minutos.

Están previstos tres vuelos diarios entre Barcelona y Seu y viceversa, el primero de los cuales saldrá a las 8.30 horas de Barcelona, y el último a las siete de la tarde, desde Seu d' Urgell.

En una segunda fase están previstos vuelos a Mallorca, Ibiza, Madrid, Zaragoza y Valencia. También, la creación de un servicio a Toulouse (Francia), con una frecuencia de dos viajes diarios. Al mismo tiempo, se proyecta, aunque a más largo plazo, la posibilidad de dos vuelos mensuales París-Seu d' Urgell.

El aeropuerto, que ha costado alrededor de 2.000 millones de pesetas, consta de una pista de 1.500 metros de longitud y una torre de control de sistema avanzado. La construcción se debe a la iniciativa privada de la empresa Desarrollo del Alto Urgel, SA (DAUSA), y está situado a cinco kilómetros de Seu d' Urgell.

El aeropuerto debía haber sido inaugurado en el mes de julio del año pasado, pero el veto del Gobierno de Madrid a la firma del convenio entre el Principado de Andorra y la Generalitat de Cataluña originó un rosario de problemas políticos y administrativos que paralizaron uno de los proyectos más costosos de los últimos años.

El día 5 de junio de 1982 se firmó en la Generalitat el acuerdo fundacional de la línea aérea que debía enlazar Barcelona con Seu d' Urgell, pero Madrid se interpuso alegando que el convenio que iba a firmarse con Andorra no podía ser suscrito, pues es a la Administración central del Estado a quien corresponde en exclusiva la firma de acuerdos internacionales.

La Generalitat trató de resolver el conflicto por la vía de la negociación, pero la Subsecretaría de Aviación Civil no dio la autorización para la apertura. El día 4 de diciembre, el Boletín Oficial del Estado publicó un real decreto por el que el Estado se reservaba la gestión directa de todos los aeropuertos calificados de interés general.

La Generalitat presentó un recurso de conflicto positivo de competencias ante el Tribunal Constitucional, por considerar que el decreto contravenía el artículo noveno del Estatuto de Cataluña. Mientras tanto, la empresa concesionaria se vio obligada a despedir a quince trabajadores, a causa del retraso, que hacía insostenible la financiación de puestos de trabajo improductivos.

Finalmente, se concedió el permiso, haciéndose cargo la Generalitat de 43 millones de los 103 millones previstos de déficit en los primeros doce meses de funcionamiento. Los restantes sesenta millones los aportará el Gobierno andorrano, según el acuerdo entre éste y la empresa Aviaco.

Complejo turístico

Además del aeropuerto, la empresa promotora, DAUSA, dispone de 110 hectáreas, que serán destinadas a la creación de una infraestructura turística. Si se lleva a cabo el proyecto previsto, se construirán un casino, un bingo, un hotel de lujo, una tienda libre de impuestos y un depósito franco, con un presupuesto total de 3.000 millones de pesetas y un empleo aproximado de quinientas personas.El complejo turístico y la tienda libre de impuestos supondrían para Andorra una grave competencia, así como el aeopuerto supondría para Seu d' Urgell una gran cantidad de divisas en transportes, debido a que, hasta ahora, la mayor parte de las mercancías que llegan a Andorra lo hacen por vía Francia.

Es muy probable que un fuerte grupo financiero andorrano invierta en el complejo turístico. La vía de inversión vendría a través de la creación de una gran sociedad con DAUSA, que se incluiría en la Bolsa. Según todas las informaciones, la empresa de Evian, en Francia, así como la red de casinos de Baden-Baden (Alemania) y Constanza (Suiza) están ya negociando con la empresa promotora.

Pata completar toda esta infraestructura se prevé la construcción de un sistema rápido de acceso a Andorra. Por el momento, todavía no se ha decidido cuál, aunque hay elaborados diferentes proyectos. Uno de ellos, el más costoso -cerca de 2.100 millones-, sería la construcción de un tren monorraíl elevado, que cubriría la distancia de veinticinco kilómetros que separa el aeropuerto de la frontera andorrana, a una velocidad de doscientos kilómetros por hora.

Otro consiste en la creación de una línea regular de helicópteros, y un tercero, mucho más modesto, presupone la creación de un tercer carril en la carretera Seu d' Urgell- Andorra. Actualmente, los dos de los que dispone son del todo insuficientes, provocándose numerosos atascos en la temporada alta, con retrasos de varias horas.

Anteayer se inauguró la nueva aduana, que, con una capacidad para atender simultáneamente ochenta camiones, veinticinco autobuses y 105 turismos, vendrá a satisfacer las necesidades que el nuevo aeropuerto planteará. El edificio ha sido construido sobre un solar de 11.000 metros cuadrados, y con un coste de 260 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 28 de julio de 1982.

Lo más visto en...

Top 50