Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder nicaragüense Daniel Ortega pide la mediación española entre Estados Unidos y su país

El comandante Daniel Ortega Saavedra, coordinador de la junta de Gobierno de Nicaragua que ostenta las responsabilidades de Jefe del Estado, se entrevistó ayer en Madrid con el Rey de España, que le recibió en el palacio de la Zarzuela a primera hora de la mañana. Ortega, que viaja acompañado de su ministro de Exteriores, Miguel Scotto, y del jefe de Estado Mayor, Joaquín Cuadra, marchó a París a primera hora de la tarde, desde donde regresará hoy de nuevo a Madrid.

Daniel Ortega manifestó a este diario -informa Rafael Fraguas- que el motivo principal de su visita a nuestro país consiste en el "deseo de Nicaragua de que España proponga, como mediador, un diálogo activo a Estados Unidos entre los Gobiernos de Washington y de Managua"."Nuestro deseo sería, en el plano político, que España desempeñara un papel de interlocutor para ayudarnos a dialogar con Estados Unidos. Cuantos más países mediadores amigos nos ayuden, mejor podremos evitar que la situación centroamericana, sumamente crítica en estos momentos, se vuelva más difícil".

El jefe del Estado nicaragüense subrayó que había informado ampliamente al rey don Juan Carlos sobre la situación en su país y en toda la región centroamericana, de la cual Daniel Ortega desea "evitar un desenlace bélico", según sus palabras.

Para Daniel Ortega, "Nicaragua ha hallado siempre en España actitudes de comprensión y de colaboración", y calificó las relaciones mutuas de "ejemplares". Actualmente España mantiene abiertos dos créditos con Nicaragua, uno de 25 millones de dólares (unos 250 millones de pesetas) y otro de 15 millones de dólares (unos 150 millones de pesetas).

En el plano económico, subrayó Daniel Ortega, "Nicaragua desearía fortalecer el comercio hispano-nicaragüense e incrementar la importación, por parte de España, de productos de Nicaragua, como café, azúcar y otros".

Coincidencia con la entrevista a Edén Pastora

La coincidencia entre la visita a Madrid del Jefe del Estado nicaragüense y la emisión por RTVE de un programa dedicado al Comandante Cero, Edén Pastora, máximo oponente al régimen de aquél, creó una situación relativamente embarazosa entre España y el dirigente centroamericano. Aunque las circunstancias en que se produjo dicha coincidencia permanecían ayer relativamente oscuras, fuentes diplomáticas españolas calificaron de "lamentable" el hecho, e incluso insinuaron que se había realizado alguna gestión para tratar de aplazar la emisión.

El máximo dirigente nicaragüense regresó a París a media tarde de ayer para entrevistarse con el presidente francés, François Mitterrand, y bajo el pretexto formal de asistir a las celebraciones de la fiesta nacional de Francia. Al marcharse de España, quedó sin concretar no sólo el encuentro de Ortega con el presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo -inicialmente previsto para ayer-, sino con el líder de la oposición, Felipe González. La entrevista con el jefe del Ejecutivo está pendiente de que hoy regrese a Madrid el líder nicaragüense; la del líder socialista ni siquiera ha sido confirmada. Fuentes del PSOE afirman que Felipe González se encuentra de vacaciones, por lo que este partido enviaría una representación de menor nivel al posible encuentro, salvo cambios de última hora.

La situación de las relaciones entre Nicaragua y España no están demasiado claras, a tenor de lo que manifiestan fuentes del Gobierno y de la oposición, así como de la evolución de los últimos contactos. El PSOE, que por encargo de la Internacional Socialista apostó fuertemente a mantener la revolución nicaragüense en las vías del socialismo moderado, apartándola de la influencia cubana, ha contemplado con gran preocupación el aparente afianzamiento de una tendencia marxista-leninista en el seno del régimen de Nicaragua. Por su parte, el Gobierno ha tratado en los últimos meses de mejorar sus relaciones con el área centroamericana, en general -recientemente concedió un crédito a Nicaragua-, sin comprometerse: a fondo con ninguna opción y tratando de potenciar las relaciones de Estado a Estado, más fáciles de defender, a efectos internos, en el probable caso de que la política exterior sea una baza en la próxima campaña electoral.

Más compleja es la situación del partido socialista. Desde noviembre de 1980 existe un llamado Comité de Defensa de la revolución de Nicaragua que preside Felipe González y que, por encargo de la Internacional Socialista, ha efectuado varios viajes a la zona. El último de ellos, llevado a cabo en diciembre pasaso, incluyó visitas a Panamá -donde Felipe González se entrevistó con Edén Pastora la propia Nicaragua y Cuba.

La actual serie de contactos del jefe del Estado nicaragüense han desplazado un poco el eje de la iniciativa desde España a Francia. Mientras el Gobierno español acoge discretamente al mandatario centroamericano y la oposición no hace tampoco grandes esfuerzos por demostrar su entusiasmo por aquel régimen, el dirigente de Nicaragua, centra su viaje a Europa en las entrevistas con los dirigentes de Francia. No obstante, medios diplomáticos siguen a la espera de lo que resulte de los contactos de Ortega en Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de julio de 1982

Más información

  • A media tarde suspendió su visita a Madrid y regresó a París