Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Falleció el novelista Juan Antonio de Zunzunegui, para quien 'el don más hermoso' era la verdad

El novelista vasco Juan Antonio de Zunzunegui Leredo, académico de la Lengua, falleció ayer en el hospital de la Cruz Roja de Madrid a causa del agravamiento de la arterioesclerosis que padecía desde 1973. Tenía 81 años. Fue hospitalizado anteayer en estado grave. Estaba casado con Teresa Marugán. Es probable que su entierro se efectúe en su tierra natal. Juan Antonio de Zunzunegui fue un escritor silencioso y controvertido para quien "el don más hermoso es la verdad". Zunzunegui había nacido en el bello pueblo de Portugalete (Vizcaya) en 1901. Bilbao fue siempre punto de referencia de su obra literaria, aunque desde 1939 vivía en la capital de España.

Zunzunegui era autor de una treintena de obras de ficción literaria, entre ellas El barco de la muerte, La úlcera, Las ratas del barco, La vida como es y Esta oscura desbandada. Residía en Madrid, donde llevaba una existencia retraída, que algunos consideraban ejemplo de cierta actitud vasca ante la vida. Fue dos veces premio nacional de Literatura, una con La úlcera, en 1948, y otra con El premio, en 1960.Zunzunegui estudió en Bilbao con los jesuitas y en las universidades de Deusto, Salamanca y Madrid. Hizo estudios de Literatura inglesa, francesa e italiana. Su primer libro fue Vida y paisaje de Bilbao, que fue publicado en la capital vizcaína en 1926. Desde 1939 fijó su residencia en Madrid. Como precisa el Quién es quién en las letras españolas, "es el único novelista español que ha conseguido todos los grandes premios otorgados en España al género novelesco". La misma enciclopedia del autor literario español explica que este escritor vasco usó un lenguaje marinero para clasificar su obra y así llamaba flota a su conjunto y dividía en novelas de pequeño y gran tonelaje a los libros de ficción que estimaba de mayor o menor envergadura.

Las obras de Zunzunegui, de acuerdo con esa clasificación marinera son, entre otras, las siguientes: la serie Cuentos y patrañas de mi ría (1926-1944), y los relatos El binomio de Newton y otros cuentos (de "pequeño tonelaje"); y, "de gran tonelaje", El chiplindale (1940); ¡Ay ... estos hijos! (1943. Premio Fastenrath de la Real Academia Española); El barco de la muerte (1945); La úlcera (1951. Premio Nacional de Literatura); La vida como es (1957), y El don más hermoso (1979), que fue su última obra publicada, aunque no la última que escribió: El don... había sido escrita en 1968 y tropezó con la censura franquista, un hecho que le hizo decir al propio Zunzunegui hace tres años: "El don más hermoso es la verdad, pero en tiempos de Franco no se podía decir". Zunzunegui fue falangista y franquista de primera hora, en tiempos de la guerra civil e inmediatamente posteriores a la misma. De esas posiciones, que también eran estéticas, evolucionó hacia un moralismo de denuncia que le acarreó aquellos problemas con el aparato de la dictadura. Su marginación del sector vencedor de la guerra civil llegó a ser tan claro que en el referendum sobre la ley orgánica de 1966 pidió públicamente, a través de un artículo publicado en Abc, la abstención ante la propuesta de Franco de plebiscitar su proyecto de perpetuación de la dictadura. "No merece ningún respeto un régimen que trata a los escritores como carreteros", decía Zunzunegui.

Zurizuriegui era hijo de una familia acomodada de Bilbao que supo emanciparse e intuir en la vida de la ría de Bilbao lo que había de dramático y de literario en ese paisaje.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de junio de 1982