Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Todavía hay esperanzas de paz en las Malvinas

El presidente Galtieri recibe a los tres periodistas británicos vejados por desconocidos en Buenos Aires

El presidente argentino, general Leopoldo Galtieri, recibió ayer a los tres periodistas británicos que fueron secuestrados, robados y después abandonados desnudos en las afueras de Buenos Aires. El Ministerio de¡ Interior atribuyó la paternidad de estos hechos a "fuerzas espúreas de origen incierto".

El Gobierno argentino aseguró que investigará a fondo este incidente, segundo de las mismas características que se ha producido en veinticuatro horas. Simultáneamente, el Gobierno anunció la expulsión del país de tres periodistas extranjeros, dos noruegos y un sueco, por "comprometer la seguridad nacional". La tensión era muy alta ayer en el hotel de Buenos Aires donde se alojan más de cuatrocientos enviados especiales de todo el mundo.Los tres periodistas de la cadena de televisión independiente inglesa Thames fueron secuestrados muy cerca de donde lo fue el día anterior el corresponsal norteamericano Christopher Jones, en las proximidades del palacio de San Martín, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Más tarde, el taxista fue liberado y declaró que los asaltantes le habían dicho que eran ladrones, interesados solo por el dinero y el equipo electrónico -de los periodistas. Julián Manyon, Ted Adcock y Trevor Hunter aparecieron horas después completamente desnudos, en la localidad de Pilar, a sesenta kilómetros de Buenos Aires. El día anterior, Christopher Jones, de Metromedia-Canal 5, de Nueva York, sufrió una experiencia análoga y le fueron igualmente robadas todas sus pertenencias. El ministro del Interior, general Alfredo Saint-Jean, envió un coche a recoger a los periodistas ingleses y les invitó a cenar en la Casa del Gobierno, donde más tarde fueron recibidos por Galtieri.

Un comunicado oficial repudió estos hechos que "parecen inspirados por fuerzas espúreas de origen incierto que, sin medir procedimientos, pretenden desdibujar una limpia imagen argentina ante el mundo, caracterizada desde el inicio mismo del conflicto por el más estricto respeto a la moral, al derecho y a la vida humana".

En una improvisada conferencia de Prensa, uno de los secuestrados, Julián Manyon, dijo que en varias ocasiones pensó que su vida estaba en peligro durante el secuestro, y si bien declinó especular sobre la identidad de sus asaltantes, descartó totalmente que se tratase de ladrones comunes. "Si lo que buscaban era asustarnos, lo han conseguido", dijo Manyon.

Los periódicos bonaerenses informaron ayer de estos sucesos y subrayaron el daño que harán a la ya deteriorada imagen internacional de la Junta Militar. Algún diario apunta incluso la hipótesis de que se trate de una acción coordinada desde el extranjero Para desacreditar al régimen en momentos en que mantiene una guerra con "una potencia colonialista".

Fuentes argentinas comentaron que los automóviles Ford Falcon tienen una triste fama corno vehículos utilizados por grupos parapoliciales. "Ser secuestrado en un Falcon y aparecer después vivo, aunque sea desnudo, es algo para dar gracias a Dios", comentaron esas fuentes.

El subsecretario del Interior, coronel José Menéndez, anunció la expulsión del país de los periodistas noruegos Ivar Hippe y Frode Holts, del diario Dag Bladet, y el sueco Osger Jersen, que trabaja para el semanario norteamericano Newsweek. Menéndez no dio detalles sobre las circunstancias de la detención de los periodistas ni de los motivos por los que se tomaba esta drástica medida por vez primera desde que se inició el conflicto de las Malvinas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de mayo de 1982