Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castiella pidió a las autoridades militares que no solicitasen la extradición de Francis Bodenan

de Mallorca El Ministerio español de Asuntos Exteriores, en la época de Fernando María Castiella, desaconsejó en dos ocasiones a las autoridades malitares que solicitasen la extradición a Argelia de Francis Bodenan, presunto secuestrador del ex primer ministro del Congo Moisés Tshombe, suceso ocurrido cuando volaba en un avión particular desde Ibiza hasta Palma de Mallorca en 1967.

Según escritos que obran en poder de la defensa de Bodenan, recluído en la cárcel de Palma desde el pasado mes de mayo y en espera de ser juzgado por su participación en el secuestro de Tshombe -hecho considerado como uno de los grandes enigmas políticos del siglo XX-, el Ministerio de Asuntos Exteriores dirigió a la autoridad militar misivas en los meses de agosto y noviembre del mismo año en que ocurrió el misterioso desvío del avión. En ellas se indicaba que "en razón de las especiales circunstancias ( ... ) y de las repercusiones que pueda tener", no consideraba aconsejable solicitar la extradición de Bodenan, retenido por las autoridades argelinas al igual que el ex mandatario africano.En opinión de la defensa, estos escritos vendrían a apoyar su teoría de que el aparato no se encontraba en el espacio aéreo de soberanía española cuando fue desviado hacia Argelia y que, por tanto, el proceso incoado por las autoridades aeronáuticas españolas en contra de Bodenan debería declararse inválido.

Asimismo, estas cartas de Asuntos Exteriores respaldarían de alguna manera la tesis mantenida por el propio Bodenan, quien se declaró responsable de haber actuado por orden del Gobierno de Zaire. Bodenan habría recibido el apoyo de los servicios secretos es pañoles para llevar a cabo la operación de desvío del avión, a fin de evitar una supuesta e inminente invasión preparada por Tshombe para retornar al poder.

Por otra parte, ambos escritos ratificarían también la decisión de las autoridades suizas, que en 1972 no concedieron la extradición de Bodenan por considerar que no hubo secuestro aéreo, sino simplemente un desvío de la ruta de la aeronave.Francis Bodenan, de 48 años y nacionalidad francesa, ha manifestado recientemente que, en caso de ser juzgado por un tribunal militar español, los intereses mundiales de España podrían salir perjudicados. Bodenan ha implicado a los servicios secretos de nuestro país en el pretendido secuestro, por el que en principio debería haber sido juzgado a finales del pasado mes de enero en Palma de Mallorca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de febrero de 1982

Más información

  • El mercenario será juzgado por el secuestro de Tshombe