Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNALES

Dos condenas de un año y cuatro absoluciones en el juicio por la tragedia de Los Alfaques

Dos de las seis personas inculpadas en la catástrofe del camping Los Alfaques, en la que perecieron 215 personas y varias decenas sufrieron heridas graves a consecuencia de la explosión de un camión cisterna cargado con gas propileno, el 11 de julio de 1978, han sido condenadas a un año de prisión menor. Las otras cuatro han sido absueltas.

Las dos personas condenadas son Alfredo Orti Noé, director de la factoría de la empresa Enpetrol en Tarragona, en donde fue cargado el propileno, y Francisco Molinos Ortega, jefe de los servicios de seguridad de esta empresa. Los dos son condenados como autores de un delito de imprudencia temeraria. La sentencia declara probado que la sobrecarga de 4.000 kilogramos de propileno de la cisterna, que fue la causa de su explosión, fue responsabilidad de Enpetrol, a la que se condena como responsable civil subsidiario. La atribución de la responsabilidad civil subsidiaria exclusivamente a Enpetrol puede plantear un contencioso entre esta empresa y Cisternas Reunidas, SA, ya que esta sociedad aportó cuatrocientos millones al total de las indemnizaciones entregadas en su día, a los herederos de las víctimas.Los procesados que han sido absueltos son Alfredo Marco Rodríguez, coordinador de seguridad de Erípetrol; un empleado de la sección de carga de esta empresa, José Villalba Parra, y los dos directivos de Cisternas Reunidas, SA, que era la propietaria del camión cisterna que explosionó; Sócrates Argüelles Domaica, presidente de este sociedad, y Alfonso Hernández Sánchez, director técnico.

El ministerio fiscal había solicitado tres años de prisión para el director de la factoría de Erípetrol en Tarragona, y dos años para cada uno de los directivos de Cisternas Reunidas, SA. Para los dos técnicos de seguridad de la primera empresa citada solicitó también dos años para cada uno de ellos, y para el trabajador que llenó la cisterna pidió la pena mínima de seis meses y un día de prisión menor.

La acusación privada, ejercida en el marco de la acción popular por el abogado Rafael Nadal, en representación del PSC-PSOE (socialistas catalanes), solicitó altas penas de ocho años de prisión mayor para el director de la factoría y los directivos de Cisternas Reunidas, SA, y la libre absolución para los técnicos de seguridad de Enpetrol y el trabajador que llenó la cisterna en la sección de carga de esta empresa.

Cuestiones fundamentales

Durante la vista del juicio sobre la tragedia de Los Alfaques, que se desarrolló ante la Audiencia Provincial de Tarragona en la semana del 18 al 24 del presente mes, se plantearon tres cuestiones fundamentales: condiciones de seguridad de la cisterna, sistema de seguridad de Erípetrol y definición de la responsabilidad de los técnicos de seguridad de esta empresa, las cuales serán abordadas en la sentencia dictada, cuyo contenido será conocido oficialmente hoy. El texto de la sentencia consta de 31 folios, de los que una decena están dedicados a la relación de las indemnizaciones señaladas a los familiares de las 215 víctimas y a los heridos.

Del total de las indemnizaciones, que ascienden a 1.100 millones de pesetas, cien millones fueron entregados por Cisternas Reunidas, SA; trescientos millones, por Plus Ultra, compañía aseguradora de Cisternas Reunidas, SA; 475 millones, por Erípetrol; doscientos millones por Ursini y veinticinco millones por la compañía aseguiradora del Colegio de Ingenieros Industriales de Tarragona, al que pertenece el director de la factoría de Enpetrol en Tarragona.

La sentencia añade en el concepto de indemnizaciones la cantidad de 13.736.263 pesetas, de las que algo más de siete millones deberán ser entregados al Gobierno de la República Federal de Alemania.

La agencia francesa France Presse ha calificado la sentencia de «veredicto de clemencia», que se explicaría por la insistente pretensión de los procesados y de sus abogados en echarse unos a otros las responsabilidades del accidente que motivó la tragedia o de endosarlas al conductor del camión cisterna, que falleció en la tragedia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de enero de 1982