Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La rehabilitación de Antonio Machado como catedrático ya es oficial

La rehabilitación de Antonio Machado como catedrático de instituto, concedida por una orden del Ministerio de Educación fechada en 31 de diciembre pasado, fue publicada ayer en el Boletín Oficial del Estado. La rehabilitación profesional del poeta fue solicitada conjuntamente por el claustro del Instituto Cervantes, de Madrid, el ministro de Educación y el alcalde de Madrid durante la sesión de clausura de los actos de celebración del cincuentenario de dicho centro, en el que Machado impartió las últimas clases de su vida.

La orden de depuración como catedrático le fue aplicada a Machado por el régimen franquista el 24 de mayo de 1941, dos años después de su muerte, exiliado en el sur de Francia, circunstancia que confirió a este frío acto administrativo unas innegables connotaciones vengativas y macabras, expuestas por el ministro Federico Mayor Zaragoza en su alocuión durante el acto en que se solicitó la rehabilitación del poeta.El ministro, en efecto, afirmó que «privar de derechos pasivos a Antonio Machado, uno de los derechos activos más relevantes de nuestra historia, y la fuente más importante e inagotable de inspiración de la España contemporánea y futura, es una ironía triste. Nunca podremos pagar la deuda contraída».

Este espíritu de reivindicación, no sólo profesional, sino también moral, de Antonio Machado, se refleja en los términos que emplea la orden ministerial referida, en la que se alude al carácter simbólico que, en el momento histórico que vivimos supone la reincorporación al cuerpo de catedráticos de un nombre que es patrimonio de todos los españoles. Que esta rehabilitación sea a título póstumo, aparte de por su valor simbólico, es justificada en el texto legal por la propia filosofía, del poeta, autor de la famosa frase «hoy es siempre todavía».

No obstante esta alusión, algúnos estudiosos de, la vida y la obra del poeta, muerto en Colliure (Francia) el 22 de febrero de 1939, consideran que la Administración ha actuado en este caso con retraso, si se tiene en cuenta que, con motivo del centenatio del nacimiento del poeta, celebrado en 1975, el Ministerio de Cultura editó un libro en el que se incluyeron los documentos que obraban en poder de la Administración referidos a Antonio Machado, y que ésta podría haber sido una buena oportunidad para acelerar los trámites de su rehabilitación.

No es éste, sin embargo, el uItimo cabo suelto que queda por atar sobre la herencia y la memoria de Machado. Queda pendiente el problema del traslado de los restos mortales del poeta desde el cementerio de Colliure a algún lugar no determinado de España. Esta iniciativa, que ya ha sido insinuada, aunque nunca de manera oficial, ha levantado posiciones encontradas entre quienes consideran que sus restos deben volver a España y quienes, por el contrario, piensan que los muertos son, en palabras de Unamuno, «de donde caen», y que su tumba en Colliure tiene un poderosos significado histórico que debe respetarse.

La propuesta de traslado a España de los restos de Machado la hizo el senador del Grupo Mixto por Soria Ramiro Cercós en junio del pasado año, con el precedente de una solicitud similar hecha en 1977 por el Ayuntamiento de Sevilla. Contra esta inicitiva se manifestó el socialista Alfonso Guerra.

Busto y homenaje de Baeza

Por otra parte, los concejales socialistas del Ayuntamiento de Baeza (Jaén) solicitaron en abril del año pasado, para su ciudad, la cabeza del poeta esculpida en bronce hace dieciséis años por Pablo Serrano, condestino a un monumento que se proyectó levantar en la ciudad jiennense, en la que Machado vivió y ejerció su docencia. El bronce de Serrano viajó a Baeza en 1966, pero su instalación fue entonces prohibida y hubo de volver a Madrid. Durante cuatro años estuvo en poder de Fernando Ramón. Entre 1970 y 1971 presidió la librería madrileña Antonio Machado. Por último quedó depositada en la casa del fiscal Jesús Vicente Chamorro, en Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de enero de 1982