Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RELIGION

El "mirah" de la mezquita es lugar de culto católico, según el obispado de Córdoba

«No responde a la realidad la explicación de que el mirah de la catedral-mezquita de Córdoba es un espacio público, separado de la catedral, como lugar de culto», han declarado fuentes próximas al obispado de Córdoba, en relación al incidente provocado el pasado día 2 de enero, cuando participantes musulmanes a un encuentro de amistad hispano-musulmana realizaron sus rezos en el mirah del templo cordobés.A la nota de protesta hecha pública por el obispado de Córdoba respondieron distintas entidades musulmanas en España, justificando tal actitud en el hecho de que el citado lugar está «separado de la catedral como lugar de culto». Ninguna explicación ha llegado al Obispado de Córdoba, el cual, sin embargo, ha afirmado la ubicación religiosa del citado mirah.

A la pregunta de si en estos tiempos de ecumenismo actos de este tipo no deberían llamar la atención, las citadas fuentes han recordado el talante ecuménico del actual obispo de Córdoba, José Antonio Infantes Florido, quien en su etapa de obispo de Canarias creó un templo ecuménico, abierto a todas las confesiones, «otra cosa es que un grupo de ochenta personas se presenten en una iglesia, desplieguen sus esterillas y se pongan a practicar otros rezos».

El incidente de Pablo VI en Turquía

Incidentes de este tipo suelen darse con relativa frecuencia. La más sonado fue el de Pablo VI en su visita a Turquía, en 1967. Al visitar la iglesia de Santa Sofía, reconvertida en mezquita en 1453 y transformada en museo en los años veinte por orden de Ataturk, se puso imprevistamente de rodillas. Para los musulmanes, que reclaman la vuelta al culto del célebre templo, aquello fue una insoportable afrenta y provocó grandes convulsiones políticas. A Juan Pablo II, que volvió al mismo lugar doce años después, se le recordó desde el diario turco Hurriyet «que todo iría bien mientras tuviera presente que venía a Estambul y no a Constantinopla». El Papa polaco no olvidó el consejo, pero provocó el nerviosismo del ministro turco que le acompañaba cuando al llegar al lugar del incidente se quedó quieto en actitud orante durante dos minutos exactos de reloj.El Obispado de Córdoba da por zanjado el incidente ocurrido en la catedral-mezquita, aunque las citadas fuentes del Obispado de Córdoba han explicado la reacción eclesiástica, «porque hay que tener en cuenta la sensibilidad de Andalucía en estos momentos sobre semejantes asuntos».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de enero de 1982