Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gadafi confirma que los dos aviones libios abrieron fuego primero contra los norteamericanos

Los dos aviones Sujoi 22 libios derribados la pasada semana sobre el golfo de Sidra fueron los primeros en atacar a los F-14 Tomcat del portaviones nuclear norteamericano Nimitz, ha revelado el coronel Gadafi, según la agencia de noticias libla Jana. El presidente libio concluyó ayer una visita a los Emiratos Arabes Unidos, quienes han aceptado representar los intereses diplomáticos de Trípoli en EE UU.En Damasco, el número dos libio, Abdesalarrí Jallud, ha iniciado consultas de carácter militar con el jefe del Estado Mayor sirio, Hakmat Chehabi, y horas después llegó Gadafi para una visita oficial de dos días, procedente de Kuwait. En Siria se entrevistará con el presidente Hafez el Assad.

Gadafi hizo una descripción del incidente aéreo libio-norteamericano en el curso de una conferencia de Prensa dada en AddisAbeba, según la cual los aviones Sujoi 22 realizaban una misión de patrulla sobre la aguas del golfo de Sidra cuando divisaron un F- 14 norteamericano, al que derribaron, tras haberle invitado infructuosamente a abandonar el espacio aéreo libio.

Posteriormente -según la versión dada por el presidente libio-, una escuadrilla de ocho aviones F- 14 procedió a derribar a los Sujol, cuyos pilotos lograron saltar en paracaídas. Gadafi aseguró que los restos del avión norteamericano derribado fueron presentados por la televisión, una vez rescatados y llevados al puerto de Misratah. El Pentágono norteamericano ha desmentido que uno de los aviones del Nimitz fuera derribado por los libios.

Las autoridades libias habrían manifestado su "consternación" ante la mitigada reacción de algunas capitales árabes al incidente aéreo sobre el golfo de Sidra. Pese a ello, Trípoli prosigue con su empresa de reconciliarse con los países árabes moderados y aquellos otros con los que se había enemistado en el curso de los últimos meses. Una vez restablecidas las relaciones diplomáticas con Marruecos, la estrategia de la Yamahyria Se dirige a conseguir una normalización con Irak y Arabia Saudí, países que podrían ser visitados próximamente por Gadafi.

La Organización para la Unidad Africana (OUA) ha condenado la "operación belicista de la Administración Reagan" contra Libia, a través de un comunicado en que califica de "premeditada" la acción de los aviones Tomcat. Gadafi se convertirá en el próximo presidente en ejercicio de la OUA en 1982, y esta perspectiva motivaría también el deseo de Trípoli de mejorar la imagen del presidente libio en la esfera internacional.

La gira del líder libio por diversos paises árabes, algunos, como Kuwait, de probada moderación en el contencioso del Oriente Próximo, tiene como objetivo, a decir de los observadores, la búsqueda de un frente árabe que se oponga vigorosamente a la política de la Administración del presidente Ronald Reagan.

Por su parte, el secretario de Estado norteamericano, Alexander Haig, declaró ayer su satisfacción por la reacción internacional después del incidente aéreo, generalmente favorable a EE UU, a pesar de los comunicados en contra de la OUA y la Organización Interparlamentaria Arabe.

Por el momento la reacción más contraria al líder libio entre los árabes partió del presidente egipcio, Anuar el Sadat, quí en ha llegado a pedir que "Gadafi sea ejecutado" si se demuestra su culpabilidad en el incidente aéreo del golfo de Sidra.

En unas declaraciones al semanario cairota Mayo, órgano del Partido Nacional Demócrata, que encabeza el propio Sadat, el presidente egipcio, además de describir a Gadafi como "un quijote ridículo", agregó que "el pueblo libio debería pedir explicaciones a Gadafi. Si ordenó que sus aviones atacaran a los estadounidenses , entonces debería ser ejecutado por tal acción".

Por otra parte, la agencia oficial soviética Tass ha dado su beneplácito a la plataforma política formada por Libia, Etiopía y Yemen del Sur a raíz de la firma por sus líderes respectivos en Aden, el miércoles pasado, de un tratado de amistad.

Para la agencia soviética, el tratado firmado por los tres países permitirá garantizar mejor la estabilidad y seguridad en esta parte del mundo. Para Tass, el documento "constituye una etapa importante en el reforzamiento de la solidaridad entre los movimientos de liberación nacional y su lucha contra el imperialismo y la reacción". La misma agencia subraya la importancia del tratado "en unos momentos en que los tres países signatarios", dijo, "son objeto de provocaciones incesantes por parte de los imperialistas", y a continuación mencionó el incidente aéreo de Sidra como "traducción de la agresividad de Estados Unidos, que amenaza a una decena de países del océano Indico".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de agosto de 1981