Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Murió el pintor vasco José de Lorenzo-Solís

José de Lorenzo-Solís Goíri, pintor vasco de la época de la transición, murió el pasado jueves, en su casa-estudio de Bilbao. Nacido en Bilbao, el año 1916, alternó los estudios de Derecho con el cultivo de la pintura en la Escuela de Artes Oficios. Aunque joven, comenzó a pintar antes de la guerra civil, dentro de la línea de la escuela vasca tradicional. Al término de aquélla la Escuela de Artes y Oficios de Bilbao quedó cerrada.Lorenzo-Solís es, pues, un pintor de la transición, a caballo entre la escuela vasca tradicional y la de posguerra, época donde se crean diversas escuelas. Ello hace que según Javier Bengoechea, director del Museo de Bellas Artes de Bilbao, «a este artista no se le haya podido apreciar en toda su magnitud, y, sin embargo tendrá un lugar destacadísimo a medida que el tiempo pase y cree una perspectiva para poder valorarlo en toda su esencia».

Tras la guerra civil española, Solís sostuvo relaciones artísticas con los pintores vascos tradicionales: Aranoa, Maeztu Y Genaro Urrutia. El «mirar atrás» para él constituía -según sus propias palabras- algo imprescindible para la investigación de la técnica tradicional, de las distintas pinturas del mundo y, en especial, de la pintura vasca. «El instinto me lleva hacia la pintura, y en realidad no necesito buscar alguna consecuencia posterior. Soy, sobre todo, un curioso de la pintura y no rehúyo las influencias».

Ganador, en 1944, de la medalla de oro en la exposición nacional celebrada en Madrid por Educación y Descanso, posteriormente consiguió también una segunda medalla en la exposición provincial de Bellas Artes de Bilbao. A lo largo de su vida realizó varias escenografías teatrales, autorretratos, bodegones, obras diversas, todas ellas en su estudio de Bilbao, con un paso tranquilo -«soy más bien lentillo», solía decir-, mientras recorría con asiduidad los rruseos de París, Roma, Londres y pasaba largas estancias con su colega Chicharro en Madrid.

El arte en Euskadi

En el año 1966 se produce en Euskadi un movimiento artístico del que nacen las distintas escuelas provinciales: Gaur (Hoy), Orain (Ahora), Danok (Todos) y Emen (Aquí), respectivamente en San Sebastián, Vitoria, Navarra y Bilbao. José de Lorenzo-Solís formó parte de este último colectivo, junto con los artistas lbarrola, Larrea, Merino de la Cruz y Urquijo, entre otros.Quizá la obra más valorada -incluso para él, por lo que encerraba de sentidos y afectos- es el óleo Interior. Sus colores preferidos, el siena, el ocre, el amarillo citrón, el burdeós, dan vida a la mesa de comedor con vajilla, la lámpara sobre ella y, a la derecha, el ventanar y un sillón. Al fondo, la chimenea.

Es el estudio de un ambiente famillar. «Ese cuadro es la acumulación de momentos idénticos, mientras esperaba en mi casa materna la llecada de los distintos comensales». La perspectiva de la rnesa, alejándose hacia el fondo, presta su apoyo al pintor. Pero son la luz del ventanal de la derecha, la sabia dosiflicación de los perfiles o el carácter borroso de los objetos y las matizaciones de los tonos los que hacen posible la consecución de este interior habitable.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de agosto de 1981