Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE PRENSA

Juego sucio

( ... ) La Semana Grande donostiarra ha recobrado ya no sólo el esplendor e interés de las mejores épocas, sino que además se ha popularizado. La Semana Grande de San Sebastián es ya la fiesta de todos los donostiarras y de sus miles de visitantes. La afluencia de las gentes a la capital guipuzcoana es comentario generalizado, y la ocupación de plazas hoteleras, de pensión... y de amigos donostiarras ha alcanzado límites insospechados. San Sebastián, hoy más que nunca, está en fiestas.Y no lo pueden soportar. Los profesionales del catastrofismo no pueden aceptar este auténtico referéndum popular, que contradice todas y cada una de las imágenes apocalípticas con las que intentan manipular la realidad de este país. Y así observamos un intento de minimizar la participación popular, contener los deseos de los donostiarras y ridiculizar manifestaciones que ya el año pasado demostraron su amplio arraigo, como de la belle époque, a la que se califica de fiesta burguesa. (...)

Pero sí, en cambio, la convocatoria de la manifestación en la hora punta y en el lugar más concurrido de San Sebastián. Esta no pretende otra cosa que interrumpir la fiesta, provocar incidentes y tratar de engañar posteriormente con las cifras de asistentes a la manifestación.

Afirmar, como se ha hecho en la propaganda de la convocatoria, que Ios índices de la represión en general han alcanzado cotas jamás conocidas por el pueblo trabajador vasco", demuestra, en primer lugar, el desprecio más absoluto y la negación más descarada de los sufrimientos por los que ha atravesado la resistencia en este país, y en segundo lugar, la utilización de tácticas hitlerianas: cuanto mayor sea la mentira, menos probabilidad existe de que la gente considere que se pueda atentar de semejante forma contra la verdad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de agosto de 1981