David Chapman se declara culpable del asesinato de John Lennon

Mark David Chapman, de veinticinco años, el hombre que disparó contra el ex beatle John Lennon, el pasado 8 de diciembre en Nueva York, se declaró ayer culpable del asesinato al comienzo del juicio que se sigue contra él y cuyo veredicto será pronunciado el próximo día 24 de agosto. Dennis Edward, juez encargado del caso señaló que Chapman había efectuado esa declaración libremente sin recibir presiones. De esta manera, el joven asesino de Lennon desobedeció el consejo de su abogado, Jonathan Marks.

El abogado de Chapman asegura que su cliente había disparado contra John Lennon y le había matado, pero que podía demostrar que esto había ocurrido en un momento en que Chapman no se encontraba mentalmente sano.Chapman podría ser condenado a cadena perpetua. Según él, ha hecho su declaración de culpabilidad porque entre el 8 y el 10 de junio escuchó la voz de Dios que le ordenaba aceptar la acusación que pesa sobre él, y no intentar escapar al castigo diciendo que había actuado presa de una locura pasajera.

Aún no está determinado el jurado que dictará el veredicto sobre la acción de Chapman, tarea a la que ahora se aplicará el juez Dennis Edward.

El asesinato de John Lennon, de cuarenta años, se produjo ante el domicilio neoyorquino del cantante. Chapman era un admirador suyo, y, como tal, se le había presentado para pedirle un autógrafo. Después de lograrlo se acercó de nuevo al músico y le disparó a quemarropa.

El fiscal Allen Sullivan manifestó que, en su opinión, el acusado Chapman, al que los psiquiatras declararon capaz para entender el juicio y colaborar en su defensa, había llegado a una «determinación inteligente y con pleno conocimiento al renunciar a ser juzgado».

El juez manifestó que «todo acusado tiene derecho a formular esa determinación, es decir, a declararse inocente o culpable, y, en definitiva, esa decisión no corresponde al abogado, sino a su cliente».

Casi un centenar de periodistas de todo el mundo y medio centenar de espectadores, incluyendo muchos fanáticos de los Beatles y de John Lennon, se congregaron ayer ante el Tribunal Supremo del Estado para asistir al juicio, pero no pudieron hacerlo.

La fiscalía se opuso a una solicitud de la defensa para que Chapman fuera sometido a nuevos exámenes pisquiátricos, alegando que su creencia de que Dios le había visitado en su celda para conseguir que se declarara culpable era una prueba de su demencia.

El fiscal alegó que el acusado fue ya sometido anteriormente a dos series de exámenes pisquiátricos y que una nueva serie de pruebas sólo retrasaría el juicio.

El abogado trató también de que Chapman esperara a después de la selección del jurado para cambiar su declaración de inocencia por locura por la de culpabilidad, pero Chapman no quiso aceptar esa demora.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción