Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia pedirá que se retrase la reforma de la política agraria y presupuestaria de la CEE

, En el primer Consejo de Ministros del septenio del presidente François Mitterrand, en vísperas de los comicios legislativos, este último resaltó que «el Gobierno tendrá necesidad de una mayoría sólida para conducir la política francesa». El ministro de Exteriores, Claude Cheysson, en unas declaraciones al diario independiente Le Monde bosquejó algunas orientaciones de la nueva diplomacia gala y confirmó que Francia solicitará de los miembros de la Comunidad Económica Europea (CEE) que retrasen las reformas de las políticas agraria y presupuestaria. El Consejo de Ministros fijó las primeras medidas económicas y sociales: un aumento del 10% de los salarios mínimos e inmediatamente después de los comicios se discutirá la jubilación a los sesenta años y la reducción de la jornada laboral.

En la reciente cumbre franco-alemana, en París, Mitterrand y el canciller germano occidental Helmut Schinidt ya habían abordado la cuestión, y ayer Cheysson la planteó de nuevo: Francia desea que la reforma de la política agrícola. común y la de la presupuestarla, que debían iniciarse en la reunión del Consejo de Europa, los próximos días 29 y 30 de junio, sea. retrasada «algunos meses», es decir, hasta Finales de año probablemente. Esta demora influirá en las negociaciones hispano-conjuntarias. Cheysson recalcó la importancia que le concede el nuevo presidente Mitterrand a la construcción europea, y matizó: la construcción europea quiere decir «lo que existe». El ministro de Exteriores galo aportó algunos elementos más, definitorios de lo que será la diplomacia del Gobierno de Mitterrand. Globalmente, «las posiciones de la política exterior francesa, en principio, son las mismas que las del Gobierno precedente, sobre todo en lo tocante al Oriente Próximo. Sólo con el tiempo», añadió, «aparecerán líneas políticas diferentes». En este sentido, la actitud de Francia en la Conferencia de Madrid no cambia. El eje París-Bonn desaparece, pero las relaciones de Francia con la República Federal de Alemania serán « privilegiadas », aunque no en el seno de la Comunidad, ni sólo con este país. Cheysson rechaza una postura neutralista para Francia y lamenta que otros países europeos, como el Reino Unido, se inclinen en tal sentido. En Africa, sin practicar una política intervencionista, Francia no se desentenderá de esta región.

En este dominio diplomático, quizá el elemento a retener sea el continuismo de principio. Más tarde, la confrontación con los hechos decantará las ideas específicas de la política exterior mitterrandista.

Por otra parte, los ministros responsables han anunciado una serie de opciones del Gobierno en el sentido del «retorno de las libertades». Después del ministro de Exteriores, el de Justicia, Maurice Faure, y el de Interior, Gaston Defferre, han repetido que «los trabajadores extranjeros están en su país ». Faure prometió ya un inmediato proyecto de ley tendente a la abolición de la pena de muerte. El director del semanario Afrique-Asie, expulsado por el Gobierno anterior, ya ha regresado a Francia. Las extradiciones políticas serán rechazazas.

El ministro de Educación, Alain Savary, anunció la reforma de la enseñanza en el sentido de la laicidad, pero «a muy largo plazo» y respetando el sector privado.

La izquierda conseguirá la mayoría absoluta en las próximas elecciones francesas, de cumplirse los cálculos matemáticos realizados por el servicio de informática parlamentaria de la Asamblea Nacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de mayo de 1981

Más información

  • El primer Consejo de Ministros de Mitterrand acuerda un aumento de un 10% del salario mínimo