Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuria Espert presenta su dimisión como codirectora del Centro Dramático Nacional

José Luis Gómez no ha tomado aún una decisión definitiva

La actriz Nuria Espert presentó ayer al director general de Teatro, José Antonio García Barquero, su dimisión como codirectora del Centro Dramático Nacional (CDN), cargo que ocupaba junto a José Luis Gómez y Ramón Tamayo, desde junio de 1979. La repercusión que esta dimisión puede tener en el futuro de la dirección del CDN es difícil de prever, desde el momento que los otros dos co-directores no han definido todavía sus posturas respectivas. José Luis Gómez declaró a EL PAIS que está estudiando aún su decisión de seguir o no en el CDN, y, en cuanto a Ramón Tamayo, fue imposible localizarle a lo largo de la tarde de ayer.

MÁS INFORMACIÓN

«He decidido dejar el Centro Dramático, eso es todo». manifestó escuetamente Nuria Espert, en relación a su dimisión como codirectora del citado organismo. A la pregunta de por qué dejaba el cargo a los dos años de ocuparlo, cuando el contrato que firmó cubría un período de cuatro, Nuria Espert manifestó: «Desde el principio anuncié que no pensaba permanecer en el Centro Dramático más que, a lo sumo, dos años. El tiempo se ha cumplido y sigo pensando igual que antes.

Nuria Espert permanecerá en su puesto hasta que regrese el Festival internacional de Caracas.

La reestructuración del Centro Dramático Nacional que implica la dimisión de Nuria Espert está pendiente de la decisión que tome en el plazo de dos o tres semanas José Luis Gómez, otro de sus co-directores,

«El hecho de que para el año que viene no exista más que un teatro, el María Guerrero, asignado al CDN y el cambio producido en el sistema general de trabajo dentro de la Dirección General de Teatro, me ha hecho replantear mi continuidad en la codirección del Centro Dramático, explicó José Luis Gómez, «pero todavía no se puede decir que vaya a presentar mi dimisión. Es algo que estoy considerando, pero todo está en el aire».

Sobre el montaje de La vida es sueño, de Calderón, que, al parecer, le ha encargado el Ayuntamiento de Madrid, señaló: «Sé que voy a montar esta obra, pero no sé cuándo ni en qué circunstancias. José Luis Gómez tampoco confirmó que fuera a dirigir en el futuro la programación del Centro Cultural de la Villa de Madrid. «Todo está en el aire», insistió. En cuanto a la dimisión de Nuria Espert, comentó: «Me parece muy coherente su decisión. Para mí, trabajar con Nuria ha sido una experiencia muy interesante».

Profundizando en las posibles causas desencadenantes de esta nueva crisis del CDN como organismo vinculado al Ministerio de Cultura, José Luis Gómez observó: «Existen una serie de procedimientos administrativos obsoletos y leyes caducas que datan de tiempos anteriores a la transición y que entorpecen la acción del Centro Dramático, pues responden a un concepto de la administración del teatro que está ya superado».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de mayo de 1981