Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

Peter Fleischmann: "No hay cine sin televisión"

El director de "Escenas de caza" estrenará próximamente "El mal de Hamburgo"

El director alemán Peter Fleischmann ha estado unos días en Madrid participando, como miembro del jurado, en el II Festival Internacional de Cine Imaginario y de Ciencia-Ficción. Partidario de la ficción científica «que se ocupe del hombre y su dimensión desconocida, más que de máquinas y extraterrestres», estrenará próximamente en España su aportación al tema: El mal de Hamburgo, presentada en el Festival de Valladolid 1980 y en la que interviene Arrabal. En estos momentos rueda en su país natal su quinto largometraje, El pecado, sobre «la angustia humana».

En esta entrevista, y sobre la polémica acerca de las relaciones entre el cine y la televisión, el realizador alemán explica que sin esta última sería imposible el cine.Escenas de caza en la Baja Baviera, realizada en 1969, es la única película de Peter Fleischmann exhibida en salas comerciales españolas en 1980, tras ser premiada en Benalmádena. En el Festival de Cine de San Sebastián fue conocida su siguiente obra, Las campanas de Silesia. Aún no hemos visto Dorotea (1975) y también en otro festival, el de Valladolid. fue presentada el pasado- año su última película, El mal de Hamburgo, que pronto pasará a los circuitos convencionales.

Fleischmann, nacido en la República Federal de Alemania en 1937, se formó cinematográficamente en el IDHEC de París. De 1960 a 1966 fue ayudante de dirección de los franceses Dewever, Rozier y Chapot. realizando al mismo tiempo diversos cortos y un mediometraje para la televisión alemana. Admira a Fritz Lang y trata de poner en imágenes «esa neurosis cotidiana llamada agresividad », pero ¿hasta qué punto le interesa el cine de ficción científica?

Respuesta. Me interesa porque está conectado con el carácter intrínseco del cine. Sin embargo, hay que ampliar el concepto de ficción científica. Los realizadores siguen caminos trillados, máquinas, extraterrestres, dráculas... Para mí, las auténticas obras de ficción científica son las que se ocupan del hombre y de su dimensión desconocida. Además, vivimos unos tiempos en los que mientras rodamos hablando de un progreso futuro, éste ya es realidad.

P. ¿Se puede concretar esa dimensión humana?

R. Sí, en las distintas manifestaciones del poder destructivo del hombre. Los seres más abyectos no están fuera del planeta Tierra, son los propios individuos que lo habitan quienes verdaderamente suponen un peligro.

P. La película que prepara se titulará Pecado; ¿tiene que ver con la idea anterior?

R. Precisamente, el nuevo pecado original del hombre es ante sí mismo ante la naturaleza. Y ahí reside su angustia, en saber y temer a la vez el foco destructivo que tiene en su interior.

(Comentando su película Escenas de caza.... Peter Fleischmann hablaba del «miedo al caos en nosotros y a nuestro alrededor, que se convierte en una obstinada búsqueda del orden».

P. ¿Dónde y con quién hará Pecado?

R. En un solo escenario, en mi tierra natal, el Palatinado -es la primera vez que rueda allí-, y con poca gente. El protagonista quiero que sea Oskar Werner.

P. Al igual que otros directores compañeros suyos, usted trabaja en colaboración con la televisión alemana...

R. Es que si la televisión no participara, no se harían películas, la industria cinematográfica se hundiría. Son necesarias las coproducciones.

P. ¿Utiliza el video en sus rodajes?

R. Solamente para las tomas de prueba. El equipo con el que trabajo está experimentando con las posibilidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de abril de 1981