Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caro Baroja denuncia los peligros del sincretismo cultural vasco

Los peligros que encierra el tipo de cultura sincrética que se está produciendo en el País Vasco fue el punto central sobre el que llamó la atención Julio Caro Baroja en la conferencia que pronunció el pasado sábado en el Ateneo de Madrid, bajo el título «Introducción general a los problemas actuales del pueblo vasco».«A base de una combinación de elementos de la cultura popular, de la cultura tradicional y de la burguesa, se nos quiere presentar un esquema autónomo y moderno con determinados fines políticos», dijo Julio Caro. «Esta selección bastante loca de elementos me parece negativa y peligrosa, pues no va acompañada de la necesaria reflexión, juicio y conocimiento, sino que se realiza por vía periodística en el sentido de una vulgarización, que pone al alcance de cierta gente ciertas cosas que quieren oír».

Armonizarlo irreconciliable

Julio Caro Baroja calificó de sincrético el modelo cultural que se está generando actualmente en el País Vasco, «como todo sincretismo, un intento de armonizar lo irreconciliable, que lleva en sí el germen de la contradicción, además de ser una forma de cultura rebajada y de degeneración mental. Los resultados de este proceso al que asistimos resultan oscuros y problemáticos porque no se sigue un desarrollo intelectual, sino que se realiza a través de la actividad de grupos y sectas de iniciados que están en la agnosis, en el secreto, y excluye a los demás», añadió.Tal actitud sincrética en la creación de un modelo de cultura propio es la causa de una serie de fenómenos singulares y paradójicos que se dan hoy en el País Vasco, como la admiración que sienten muchos jóvenes de izquierda por el legendario cura Santa Cruz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de marzo de 1981