Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuevos datos sobre el sarcófago fenicio hallado en Cádiz

El sarcófago antropoide fenicio encontrado en un solar de la calle de Ruiz de Alda, de Cádiz, pertenece a una mujer alta muerta a los 35 o cuarenta años, y de una familia de alto nivel social, religioso o político, probablemente una sacerdotisa del templo de Astarté.La pala excavadora con la que se estaba trabajando al descubrir el sarcófago, además de arrancar los pies a la cubierta del mismo, destrozó el cráneo del esqueleto que había en el interior y produjo algunos desperfectos en el brazo y la cabellera de la cubierta, aunque todos estos daños van a ser reparados de manera inmediata.

En el interior del sarcófago se ha encontrado una diadema hecha con laminillas de bronce, una especie de peineta y un colgante de hueso perteneciente a un collar, pulsera o amuleto. También se han hallado cuatro clavos de bronce usados para clavar una especie de zapatillas de madera que cubrían los pies del cadáver.

También había en el interior pequeños restos de tejido fosilizado, ya que el cadáver debía estar cubierto por una funda de tela desde la cabeza a los hombros y el resto del cuerpo por un sudario. Por el momento no se ha encontrado el alabastro o ungüentario con que aparece la mujer en la escultura de la cubierta. El mármol con que se ha fabricado el sarcófago parece ser que procede de la cantera almeriense de Macael.

Según el director del Museo de Bellas Artes, Ramón Corzo, «existe una unidad de estilo entre el sarcófago encontrado ahora y el descubierto en 1887 en punta de Vaca, lo que confirma la teoría de la existencia en Cádiz de un importante taller, probablemente el más antiguo, de esculturas de tamaño natural de toda Europa occidental».

Se está procediendo actualmente a realizar un rastreo del solar donde fue descubierto el sarcófago, aunque no se espera encontrar nada importante, ya que los fenicios tenían la costumbre de enterrar a sus muertos en las proximidades de su propia vivienda.

El equipo de arqueólogos que está trabajando en este asunto lo hace de una manera desinteresada, ya que se trata fundamentalmente de licenciados en paro (véase EL PAIS del 22 de septiembre pasado).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de octubre de 1980