Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CIENCIA

Ha muerto Willard Frank Libby, premio Nobel 1960, creador del método del carbono-14

Ha muerto Willard Frank Libby, premio Nobel de Química 1960. El doctor Libby, que había nacido en Colorado (Estados Unidos), en el año 1908, falleció, por tanto, a la edad de 71 años, en el hospital de la Universidad de California, en Los Angeles. Willard Frank Libby pasará a la historia por haber ereado un sistema ya universalmente empleado, el método del carbono-14, para determinar la edad de antiguos seres vivientes u otro tipo de restos con exactitud casi matemática.

El fallecido premio Nobel norteamericano explicó la formación de tritio y carbono-14 en la atmósfera y realizó un notable trabajo en el campo de la física atómica y nuclear. En la frontera entre las aplicaciones belicistas o progresistas de la energía atómica -al parecer, contribuyó al desarrollo de la bomba atómica de Estados Unidos durante la segunda guerra mundial-, su trabajo más destacado, sin embargo, gira en torno a la investigación y publicación de obras de química, geofisica, geología e, incluso, del medio ambiente, la atmósfera o los océanos, destacando excepcionalmente su valioso e ingenioso descubrimiento sobre las posibilidades cronográficas de la radiación atómica como reloj de tiempo universal.

Ambivalencia moral de los descubrimientos científicos

Desde el descubrimiento de los fenómenos radiactivos, ha sido patente la ambivalencia de los mismos como instrumento de construcción o destrucción. Entre las aplicaciones prácticas de la radiactividad destaca el empleo de isótopos en el tratamiento de tumores e, incluso, de enfermedades menos malignas. Pero existe otra serie de aplicaciones, entre las que han resultado ser altamente interesantes aquellas que permiten emplear la radiactividad para saber más del pasado.

Radiactividad y medición del tiempo pasado

Los fenómenos de radiactividad constituyen la base para una exacta y sorprendente medición del tiempo... hacia atrás. Ello es posible gracias a una interesante propiedad de los materiales radiactivos. Cualquier cantidad de materia emisora está experimentando una constante pérdida de masa. Puesto que las radiaciones que emite este tipo de cuerpos, sobre todo, las de tipo alfa y tipo beta, están integradas por partículas elementales, el cuerpo emisor va perdiendo masa.Basados en este efecto, los científicos han logrado determinar qué sucedió en ciertos lugares, así como la antigüedad de una roca o un fósil. Esto se logra mediante consideraciones sobre el período de desintegración, concepto esencial en el estudio de la radiactividad. El período de desintegración de cualquier sustancia radiactiva es el tiempo que tarda una cantidad de esa sustancia en reducirse a la mitad. Como se conocen los períodos de desintegración de casi todas las sustancias radiactivas, por ejemplo, el carbono-14, cuando se encuentra un resto arqueológico o viviente en el que este elemento estuvo presente, es posible, gracias a la medición de la cantidad exacta del mismo, presente en el resto a analizar, determinar también exactamente la edad del mismo.

Willard Frank Libby publicó en 1955 una obra titulada Radiocarbon dating (El radiocarbono en la determinación de fechas), en la que se ocupaba de este tema.

Isótopo14

El carbono es un elemento del sistema periódico de número atómico seis, es decir, portador de seis cargas electrónicas positivas -protones- en su núcleo y seis cargas electrónicas negativas -electrones- en su corteza. Pero con este mismo número atómico existen varias modalidades de atómos, según el número de neutrones del que sean portadores. Existe el carbono-9, el carbono-10, el carbono-11, el carbono-14 y el carbono-15. Estas cifras expresan, en cada caso, la suma del número de cargas positivas y de las neutras -neutrones- El carbono-10, por ejemplo, tiene seis protones y cuatro neutrones, y el carbono-14, seis protones y ocho neutrones. Willard Frank Libby explicó la formación del isótopo carbono- 14 en la atmósfera e ideó un sistema para determinar las fechas de objetos antiguos.

5.568 años, ciclo del carbono-14

Se sabe que el carbono-14 existe en la superficie de la Tierra, lo cual es posible gracias a su largo período radiactivo -5.568 años-, que permite que no desaparezca del todo en milenios. La proporción de esta sustancia en un ser vivo se mantiene constante gracias a la multitud de transfórmaciones y mecanismos de adaptación que tienen lugar en estos seres. Pero cuando se produce la muerte, la cantidad de carbono- 14 queda fijada. A partir de ese momento, la emisión radiactiva va haciendo disminuir la cantidad de isótopo presente en el resto viviente en cuestión. Cuande ese resto es hallado no hay más que comparar la proporción de carbono-14 que tiene con la que tendría ese ser en vida y, conocido el período de desintegración, calcular el tiempo transcurrido. Esta fue la aportación de Willard, Libby.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de septiembre de 1980