Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

José Luis Álvarez negociará con Portugal la revisión del acuerdo pesquero

El ministro de Transportes, José Luis Alvarez Álvarez, visitará Lisboa los próximos 9 y 10 de septiembre. Los contactos con las autoridades portuguesas incidirán sobre transportes aéreos (forma parte de la delegación española el presidente de Iberia) y sobre el delicado problema de las pescas.Está resuelto, de momento, el corte del tránsito internacional entre ambas orillas del Guadiana, en la frontera de Ayamonte, porque a los pescadores y armadores españoles se les ha garantizado que el Gobierno de Lisboa había confirmado por escrito el acuerdo verbal autorizando la elevación del 20% al 60% de la cuot a de mariscos en relación al total de capturas autorizadas.

Del lado portugués, sin embargo, no se confirma oficialmente esta información, que ha suscitado ya violentas reacciones por parte de los pescadores algarvios. Estos acusan a sus vecinos de destrozar completamente los recursos pesqueros locales, de hacer razzias de mariscos y amenazan con tomar la justicia por sus manos contra los pescadores españoles si el Gobierno portugués cede a las exigencias de los mismos.

Estas quejas de los pescadores han sido oficializadas el martes con un comunicado de las autoridades marítimas del Algarve. Estas acusan a los barcos de las más variadas violaciones de la ley portuguesa e internacional: pesca, sin autorización, en lugares prohibidos y utilizando tipos de redes ilegales. En cuanto a las excesivas capturas de mariscos no se trataría de capturas accidentales, sino de la sistemática violación de la norma del 20%.

Es citado el caso del último barco español capturado, el Guardiola Peres, encontrado con 86 cajas de mariscos, cuando tiene un cupo máximo de cuarenta cajas.

Ha sido revelada también una lista de seis arrastreros españoles que fueron descubiertos con dobles fondos, que les permiten burlar la vigilancia portuguesa.

A pesar de la buena voluntad manifestada por Lisboa en estas vísperas de campaña electoral, la tarea de José Luis Alvarez, para conseguir la revisión del acuerdo, no va a ser fácil, ya que el Gobierno no puede ignorar el descontento de un sector importante de la opinión. A no ser que España tenga contrapartidas importantes para negociar. De momento, la Prensa portuguesa tiene los ojos puestos en los transportes aéreos y la eventual línea Lisboa- Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de septiembre de 1980

Más información

  • El ministro de Transportes viajará a Lisboa la próxima semana