Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La agricultura aportará este año un 0,6% de crecimiento al PIB

El crecimiento de la producción agraria en 1980 aportará alrededor de 0,6 puntos al incremento del producto interior bruto (PIB) para el conjunto del año, manifestó el ministro de Agricultura, Jaime Lamo de Espinosa, en unas declaraciones realizadas a la agencia Efe.Según el señor Lamo de Espinosa, la renta agraria crecerá este año en tomo al 8% en términos reales, después del ligero descenso del pasado año. Con la excepción del año 1971, este será el mayor aumento, de confirmarse, durante los últimos quince años. De acuerdo con las mismas estimaciones, la producción agraria crecerá en torno al 6% respecto al año pasado.

Aunque en los primeros meses del año la balanza comercial agraria no ha recogido los efectos favorables de la buena cosecha, que se incio con posterioridad, se prevé que en el conjunto del año la mencionada balanza mostrará «resultados favorables», en afirmaciones del titular de Agricultura. No obstante, en los cuatro primeros meses del año el signo de los intercambios agrícolas ha sido positivo por primera vez en los últimos años, aun a pesar de no recoger todavía el impacto positivo de la mejor cosecha.

Por lo que se refiere a los precios, el señor Lamo de Espinosa manifestó en sus declaraciones que «el campo no es el responsable fundamental de las subidas de precios para los consumidores». Tomando como ejemplo la reciente: subida autorizada para el precio del pan, el ministro señala que de las siete pesetas autorizadas de incremento, el precio del trigo, que ha subido un 10%, sólo es responsable de 1,15 pesetas por kilo. «El resto son costes de transformación, industrialización o comercialización del pan, legítimos, pero no imputables a la agricultura».

En los últimos doce meses que finalizaron en junio pasador, los precios de los productos agrícolas regulados que están incluidos en el índice de precios al consumo aumentaron en un 8,2%, mientras que los productos no regulados lo hicieron en un 5,9%.

«Del precio del producto alimentario que paga el consumidor, tan sólo una tercera parte, aproximadamente, es el precio del producto agrario en origen», señaló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de agosto de 1980