Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CIENCIA

Próxima "cumbre" de expertos en Nueva York sobre el origen del cáncer

El próximo 4 de septiembre, un coloquio internacional convocará, en un céntrico hotel de Nueva York, a primeras autoridades oncológicas del mundo en torno a un tema de gran actualidad: el interferon. Este producto, una proteína de bajo peso molecular producida por algunas células del organismo, entre ellas los leucocitos, es activa en la defensa del cuerpo humano contra la agresión vírica, y ha revelado espectaculares resultados en la luchacontra el cáncer.

El interferon ha demostrado poseer muy buenas cualidades en el tratamiento de osteosarcoma, con un 25% de pacientes que -sobrevivieron más de cinco años. Aunque el producto comenzó a ser probado en Estados Unidos en 1978, al principio, el interferon no fue apoyado por el poderoso Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos por no mostrarse el producto activo en el tumor trasplantable de ratón. Sin embargo, el doctor Gresser, de París, demostró que el interferon era específico de especie, es decir que sólo interferon de ratón podía actuar contra la leucemia de ratón o sólo interferon de ser humano podía prevenir contra tumores malignos en nuestra especie.La principal dificultad del interferon es su precio. Un tratamiento cuesta varios millones de pesetas. Está comprobado en Estados Unidos que con interferon es posible la remisión objetiva, en un 25%-35% de los casos de cáncer de mama, mieloma y linfoma. Se le considera, si no el arma definitiva contra el cáncer, un citostático más efectivo. Bajo la influencia de la parlamentaria norteamericana Mary Lasker, el Instituto Nacional del Cáncer ha decidido, al fin, dotar con un presupuesto de quince millones de dólares (más de mil millones de pesetas) una investigación sobre el interferon.

Mientras numerosas corrientes científicas consideran seriamente la dimensión virológica de la producción del cáncer, otras acentúan el aspecto genético del problema, si bien ambas hipótesis parecen indisociables. (Véase EL PAIS del sábado 2 de agosto de 1980, página 15).

El científico Albert Sabin, por ejemplo, afirmó ayer, en Río de Janeiro, según información de la agencia Efe, que «no cree en vacunas contra el cáncer ni que éste sea producido por virus», pero instó a proseguir los estudios en torno a los genes. Según el descubridor de la vacuna contra la poliomelitis, las células humanas fundidas y que contienen todos los cromosomas de las células cancerígenas y de las células normales en un núcleo aislado no produjeron tumores en cierto tipo de ratones.

Precisamente, un grupo de investigadores del Instituto japonés del Cáncer, bajo la dirección del doctor Padatsugu Tanigushi, acaba de poner a punto un método revolucionario de producir el interféron.

Según, una información facilitada por la agencia France Presse, el pasado miércoles, el doctor Tanigushi precisó en Tokio que su procedimiento permite extraer, de un mismo bacilo del colon, hasta cien moléculas de interferon, mientras que, por su parte, un grupo suizo de la Universidad de Zurich, que descubrió este método en enero del presente año, no podía obtener de la misma fuente más que una o dos moléculas.

El investigador japonés considera que el mencionado bacilo puede, de hecho, producir unas 10.000 moléculas y, por tanto, los investigadores deben afanarse en mejorar el procedimiento de extracción.

El método japonés tendría la ventaja suplementaria de obtener un interferon idéntico al que se produce en el cuerpo humano a nivel de genes. Ello situaría a la investigación, según el doctor Tanigushi, en el preludio a la producción en masa de esta sustancia.

En la misma línea investigadora basada en el fortalecimiento de las defensas del individuo frente a la agresión cancerosa, están unas declaraciones efectuadas por el investigador norteamericano, Premio Nobel de Química, Linus Pauling, según la cual la ingestión diaria de grandes dosis de vitamina C puede impedir el desarrollo del cáncer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de agosto de 1980