Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueva normativa de subvenciones, a la industria fílmica española

«La política cinematográfica está orientada, en estos momentos, a obtener un nivel medio, no a conseguir grandes obras, y para ello es necesaria la protección del Estado al cine español, hacen falta muchos practicantes para obtener un superclase, ocurre un poco lo que en el deporte». Así ve Carlos Gortari, director general de Cinematografía, el problema del cine español y las soluciones a la crisis, una crisis agudizada, en opinión de muchos, el pasado año, coincidiendo con las restricciones de la protección estatal, protección que -ahora se está volviendo a instaurar y está previsto ampliar, si bien con fórmulas diferentes, más próximas a las vigentes en los países europeos.«Lo más importante», explicó Carlos Gortari a Efe, «es aplicar una serie de medidas de relanzamiento, entre ellas una nueva normativa de subvenciones, en cuyo anteproyecto estamos trabajando, concebida desde la óptica de que es necesario primar la inversión en la producción de películas para obtener un cine medio importante e incrementar la exportación ».

La nueva ley de subvenciones no conlleva un aumento de éstas, sino que establece un correctivo a la hora de aplicarlas: En el anteproyecto se establece un 15% del bruto de taquilla para el productor cuando el coste de la película no sea superior a los veinticinco millones de pesetas y, a partir de aquí, se establece una escala en la que el porcentaje aumenta paulatinamente al 30% cuando se superen los cuarenta millones.

Para Carlos Gortari, la libertad en cine no pasa por la libertad total de mercado, desde el momento en que, aunque es una industria, «es un medio cultural que se utiliza por el hombre para su expresión».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de julio de 1980