Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Presentación en Barcelona de dos espectáculos teatrales de Darío Fo

Ayer se presentó, por primera vez, en el teatro Griego, de Barcelona, el Misterio bufo, y mañana, La mujer en casa, en la iglesia y en la cama, de los polémicos y populares autores y actores italianos Dario Fo y Franca Rame. Esta representación forma parte de la programación realizada por el Ayuntamiento de Barcelona para los meses de julio y agosto, que se llevarán a cabo en el teatro Griego, el hospital de la Santa Cruz y San Pablo y en la plaza del Rey.

El polifacético Dario Fo, autor, actor teatral, mímico, escenógrafo y músico, y su mujer, la actriz Franca Rame, es la primera vez que actuarán en España, tras diversos intentos, siempre frustrados, durante la etapa franquista. Definidos como «la alternativa consolidada al teatro burgués tradicional», tienen como base de sus interpretaciones el humor, así como un reflejo de la vida social de su país, Italia.Dario y Franca comenzaron este trabajo conjuntamente hace veintidós años, trabajando preferentemente en fábricas, palacios de deportes, plazas y festivales internacionales. «Nuestros guiones se basan en la vida cotidiana, aunque en muchas ocasiones improvisamos y dialogamos con el público», manifestaba durante los ensayos Dario Fo.

Una de sus obras más conocidas está basada en un estudio sociológico, en el que se analizaba el trabajo a domicilio. Trabajo que en Italia ocupa al doble de trabajadores que el metal. Otra de sus obras más polémicas, que, por cierto, será representada en Barcelona hoy, viernes, ha sido La mujer en casa, en la iglesia y en la cama, título inspirado en un dicho popular italiano. En ella se ridiculizan las situaciones tradicionales que ha vivido la mujer.

Los espectáculos de Dario Fo y Franca Rame van tremendamente ligados a las luchas populares. Sus actuaciones van dirigidas a pueblos y a las clases oprimidas, como en el caso de Turín, en donde, tras una representación, recaudaron un millón y medio de pesetas en favor de 61 despedidos de la Fiat. Con frecuencia, sus espectáculos en plazas y centros de trabajo han encontrado la resistencia de las fuerzas vivas de aquellas ciudades que eran reflejadas en los argumentos de las obras. Esta militancia artística hace de sus montajes de actualidad un teatro vivo y apasionado, de fuerte arraigo popular.

«Nuestros inicios fueron muy duros», manifestó Franca Rame. «Era la época del ministro Scelba y del papa Pacelli, con sus comités cívicos. Eran los días más negros de la censura y, por supuesto, nos acusaron de ser una compañía comunista». Además de sus actuaciones, Dario y Franca han fundado el círculo de cultura La Comuna, institución que tan sólo en la ciudad de Milán tiene más de 80.000 socios. Pero esta actuación sólo permanecerá dos días de los dos meses programados por el Ayuntamiento de Barcelona, con la colaboración económica del Ministerio de Cultura y de la Caja de Ahorros de Barcelona.

En lo que va de mes ya han actuado diversas compañías de teatro, como la de Pong Sang, de Corea; una compañía china, L'Esbart de Rubi, así como diversos recitales. Todos estos actos se llevaron a cabo en el teatro Griego, de Montjuich (Barcelona); en el hospital de la Santa Cruz y San Pablo y en la plaza del Rey, del barrio Gótico.

En la noche del miércoles actuó Paco de Lucía, y para los próximos días está previsto la actuación de Raimon y de Mercedes Sosa en el terreno de los recitales. Asimismo, actuará la Nuova Compañía di Canto Popular, de Nápoles, que es la primera vez que actuará en territorio español; Els Joglars, el Teatro de Andalucía, que representará una nueva versión de Los tarantos; el Ballet Clásico Nacional, que hasta el momento jamás había actuado en Barcelona; el Teatre de Transit pondrá en escena Antonio y Cleopatra, y las sesiones serán clausuradas a finales de agosto por el grupo de ópera de Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de julio de 1980