Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Creciente aislamiento del Gobierno norteamericano en su política de boicoteo a los Juegos de Moscú

La Administración Carter aparece cada vez más aislada en su estrategia de boicoteo a los Juegos Olímpicos de Moscú, como réplica a la invasión soviética en Afganistán. Después de confirmar ante los atletas norteamericanos, hace unas semanas, en la Casa Blanca, que la decisión «es irrevocable», el presidente Jimmy Carter, ordena ahora al Departamento de Comercio de EEUU que Cancele todas las licencias de exportaciones para mercancías de origen estadounidense que irían destinadas a la Unión Soviética y podrían ser, utilizadas durante los polémicos Juegos Olímpicos.

No se excluye que, en caso de atletas que desearan acudir, a título personal, a los Juegos de verano, la Casa Blanca, invocando sus poderes de «emergencia», negara a todos los norteamericanos la posibilidad de viajar a la URSS durante el periodo de los Juegos. Medida que, además de los deportistas, afectaría a los ciudadanos que tienen reservado, y muchas veces pagado, su viaje para asistir a dichos Juegos en la capital soviética. Los dirigentes del Comité Olímpico norteamericano, reunidos este fin de semana en su sede de Colorado Springs, recuerdan que «acatan y respetan las decisiones del Gobierno», lo que no vence el lógico malestar entre la clase deportiva de este país. Otra de las repercusiones importantes del boicot olímpico afecta a la cadena de televisión National Broadcasting Company (NBC), que tenía adquiridos los derechos de retransmisión de los Juegos Olímpicos por valor dé 87 millones de dólares (unos 5.800 millones de pesetas). «Respetaremos la decisión de la Casa Blanca», anunció un portavoz de la NBC.Desde los ordenadores electrónicos hasta los sellos especiales de correos, pasando por las agencias de viajes y la televisión, todo queda afectado por la firme decisión de Carter.

En contraste con la afirmación generalizada de la Administración norteamericana, según la cual la opinión pública europea soporta «en un alto porcentaje» la política de Washington de no participar en los Juegos de Moscú, el diario The Washington Post publica una encuesta que desmiente esta postura. Realizado en tres países europeos, Gran Bretaña, Francia y Alemania Federal, el sondeo del Post revela que el 62% de los británicos consideran «desafortunada» la postura de Washington, lo mismo que el 56% de los franceses y el 31% de los alemanes.

A nivel político, el subsecretario de Estado, Warren Christopher, recordó en la capital norteamericana que los europeos deben darse cuenta de lo que supone la invasión soviética de Afganistán y actuar en consecuencia. Recordó a la prensa que en Afganistán los soviéticos fusilan a diario un promedio de cincuenta personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de marzo de 1980

Más información

  • La firme postura de Carter no encuentra eco popular entre sus aliados europeos